Jessica Calderon

Inicio » Uncategorized » El síndrome de la Excepción

El síndrome de la Excepción

Blog Stats

  • 112,125 hits
Blogueros Hondureños

Visitantes del Blog

Twitter

Hablando de disciplina y de cambio de hábitos, existe un enemigo mortal de este proceso. Zig Ziglar lo ha llamado el “Síndrome de la Excepción”.

Estas pequeñas historias ilustraran con detalle el comportamiento de este síndrome:

María decidió que es hora de comenzar a hacer ejercicios en forma regular, tanto para perder peso, como para mantenerse saludable. Como su agenda es apretada, pensó que salir a correr por su colonia seria lo que más se ajusta a su programa diario. El lunes estaba completamente lista para iniciar. Salió a correr y le fue muy bien, el aire fresco de la mañana la lleno de energía y de una gran sensación de logro. El martes estaba un poco adolorida, pero aun así, persistió en su programa. El miércoles si dolían los músculos, pero debía perseverar. Por la tarde del miércoles, su jefe le pidió un trabajo de última hora, por lo que debió salir tarde de la oficina. El jueves pensó que no sería tan grave si dejaba de hacer ejercicio solo ese día, así se recuperaría un poco del dolor muscular y del cansancio de la semana. El viernes el día amaneció oscuro y lluvioso, definitivamente no  un buen día para correr. Desde antes de comenzar ya había decidido que no correría los fines de semana. El lunes siguiente la cama estaba deliciosamente caliente, en contraste con el paisaje que  percibía por la ventana, helado y con viento. Sera necesario decir que hasta allí llego el programa de ejercicio de María.

En nuestra otra historia, Juan ha decidido que aunque lleva cinco años de haberse retirado de la carrera de leyes, aun no es tarde para estudiar una carrera universitaria. Es cierto que tiene 30 años, trabaja, está casado y tiene un niño de 3 años, pero su esposa lo apoya y el graduarse definitivamente será un gran avance en su vida profesional y a la larga representara una diferencia económica grande para su familia. Como comenzó Leyes, decide continuar en esta carrera.  El primer día de clases Juan se sintió muy emocionado, apenas podía contener la alegría de estar sentado nuevamente en un aula de clase y retomar su carrera. Los maestros eran  magníficos, presentaron un currículo impresionante y solo le dejaron un par de tareas. La primera semana transcurrió con la misma emoción, la segunda un poco cansada pero la emoción y verse graduado lo mantuvieron en el camino. Como pudo, llego a los primeros exámenes y los aprobó. Realmente sintió que era bastante pesado realizar tantas actividades al mismo tiempo. La universidad le consumía tiempo, pero debía seguir. Logro terminar el periodo, aunque no con excelentes notas. El siguiente trimestre quizás tendría que viajar por causa del trabajo, por lo que decidió no matricular ninguna clase, pero si lo haría en el trimestre siguiente. Han pasado 3 años de este intento de terminar la carrera. Juan aun tiene intención de continuar. Sigue siendo bastante joven, pero por el momento sus compromisos no lo dejan.

Así es el síndrome de la excepción, silencioso, callado y devastador. Comenzamos con toda la resolución del mundo, seguimos así por un buen tiempo, pero en ese único día que nos detenemos para tomar fuerzas, o porque las condiciones no se prestan o  cualquier otra razón muy justificada, allí es cuando ataca. Sigiloso y calculador. El síndrome toma a su presa y la convence de que hasta ahí llego con este nuevo hábito.

No dejes que el síndrome te ataque, aunque ya no puedas mas, camina ese pasito que te hace falta, mantente caminando, que algún día llegaras. Porque si decides parar, lo más seguro es que hasta allí llegará la resolución de cambio.

Anuncios

3 comentarios

  1. Ivonne Suazo dice:

    Creo que continuar los propósitos que nos ponemos es lo más importante y en sí lo más difícil, lo que le da sentido a las metas. Por que de nada sirve decir que vamos a comenzar a separar la basura, a dejar de comer comida chatarra o intentar leer más… por que si no lo cumplimos no tiene caso. Pero a veces pasa que nos proponemos cosas muy lejanas a nosotros, para cumplirlas en cortos periodos de tiempo, y en la vida todo es gradual. Muy interesante el termino “síndrome de la excepción”, me gustó mucho el artículo. 😀

  2. Ivonne Suazo dice:

    Lo más dificil de los propósitos es cumplirlos, por que pensarlos o planearlos es muy fácil; como el típico “el lunes empiezo a…”, y llega el jueves y ya se te olvidó. Creo que las personas carecemos de fuerza de voluntad y por eso dejamos que los problemas nos aborden, y aplicamos la “cura” pero no prevenimos.

  3. Muchas gracias. Espero le motive.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ebook Gratis

Ebook Gratis

Suscribete a este blog y recibe como regalo el ebook 7 Pasos para el Crecimiento Intencional

Únete a otros 244 seguidores

Certificación John Maxwell Team

Certificación Deeper Path

Certificación 8 to be great Richard St. John

A %d blogueros les gusta esto: