Jessica Calderon

Inicio » Actitud » Tres Momentos (I) Ayer

Tres Momentos (I) Ayer

Maleta

Mi maleta del ayer

El hombre arrastraba una maleta a donde quiera que fuera, en ella llevaba todo aquello que pensaba le podía ser útil algún día. Cargaba viejos libros de la universidad y del colegio; ropa nueva y antigua, fotos de momentos gratos, trofeos, diplomas  y medallas  y hasta recuerdos de cosas que preferiría no hacer vivido. Esta gran maleta le era realmente estorbosa.

Se le hacía muy difícil abordar un bus, entrar a un edificio o acomodarse a descansar. Siempre estaba pendiente de su maleta,   por la noches se acostaba adolorido por el peso y se despertaba en la madrugada angustiado de saber que al día siguiente debía llevar esta carga de nuevo.

Muchas veces quiso dejar su maleta, pero no podía, había cosas en ella que seguro “algún día iba a necesitar”.  En sus trabajos duraba poco porque incomodaba a todos con su vieja maleta.

Lentamente fue pasando la vida y él seguía cargando con su maleta, como ya no tenía espacio en ella, no podía guardar cosas nuevas y no podía dejar las viejas “porque todas eran importantes”.

Sus amigos intentaron convencerlo de que dejara la maleta, o al menos que la vaciara un poco para llenarla de cosas nuevas, pero él nunca quiso o, tal vez,  nunca pudo. Poco a poco su rostro se llenó de arrugas, sus ojos perdieron la chispa y su sonrisa se borró para siempre.  Finalmente llegó el día en que ya viejo, cansado y descorazonado, se dio cuenta que había cambiado una vida entera, por una maleta vieja…

Algunos deciden vivir en el ayer.  En recuerdo malos, experiencias desagradables que los atormentan, rencores antiguos de personas que ya ni nos recuerdan. Otros viven de viejos triunfos y glorias, en éxitos pasados que les recuerdan lo fabulosos que han sido. En ambos casos, el ayer no les deja llegar al hoy.

El ayer es importante siempre y cuando se le vea como una lección aprendida y parte del crecimiento personal, como una fuente de recuerdos gratos o advertencias para el futuro. Sólo debemos cuidarnos de no convertir el ayer en una pesada carga que nos ate y no nos deje avanzar.

Anuncios

3 comentarios

  1. hazel castillo dice:

    Q buenisima historia la verdad me recuerda mi propia vida ya que uno se aferra al pasado a veces teniendo la esperanza de q las buenas cosas volveran a ocurrir nos aferramos tanto a las experiencias vividas q desaprovechamos nuevas oportunidades q se nos presentan en la vida es por eso q debemos tirar esa maleta q cargamos y comenzar a vivir una vida nueva con retos y metas nuevas….

  2. Hola Hazel, que gusto saludarla, espero queeste bien ahora ya concentrada en su trabajo, a ver que dia pasó por alli visitandola… Espero que siga con su proyecto…

  3. Kelly Romero dice:

    es tan cierto aveces nos llenamos de rencor y odio y sentimos que nunca vamos a poder perdonar a la persona que nos hizo daño y no nos damos cuenta de que en realidad todo ese mal es para nosotros porque somos nosotros mismos quienes envenenamos nuestras mentes con pensamientos malos es por eso que debemos aprender de las experiencias y tomar lo mejor que nos dejan y seguir adelante con nuestras vidas para ser lo mas felices posibles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ebook Gratis

Ebook Gratis

Suscribete a este blog y recibe como regalo el ebook 7 Pasos para el Crecimiento Intencional

Únete a otros 243 seguidores

Certificación John Maxwell Team

Certificación Deeper Path

Certificación 8 to be great Richard St. John

A %d blogueros les gusta esto: