Jessica Calderon

Inicio » Éxito » Tres momentos (III) Hoy

Tres momentos (III) Hoy

Blog Stats

  • 112,125 hits
Blogueros Hondureños

Visitantes del Blog

Twitter

Se le consideraba una leyenda viviente, muchos querían emularlo y sus empresas eran caso de estudio en prestigiosas universidades. No eran pocos los proyectos de desarrollo social que emprendió y llevó a buen término. Algunas grandes empresas fracasaron, pero eso no lo detuvo, más bien lo impulsó a iniciar otras más osadas.

Siempre fue muy querido por sus amigos y empleados.  Yo, desde pequeño aprendí a conocerlo por los reportajes que de él se hacían en radio y televisión. Ya grande quise saber más de él, quise saber cómo logró su fortuna, cómo resistió la oposición y el fracaso, cómo es que un hombre de tan poca formación pudo llegar tan lejos y principalmente, cómo pudo lograr tanto en su vida, cuando otros no llegan ni a la mitad.

Mi oportunidad llegó como parte de una clase de investigación periodística de mi facultad, debía entrevistar a un personaje famoso. L a universidad colaboraría en obtener la cita, así que aproveché. El día llegó y me presenté con mi mejor traje, mi libreta de apuntes y una pequeña grabadora, no me quería perder detalle.

Cuando me  pasaron a su oficina, quedé impresionado por la sencilla decoración, desde luego no le faltaba nada, pero no había ostentación, más bien se respiraba un aire tranquilo y sincero.

Me invitó a tomar asiento en la pequeña mesa de juntas. Allí, listo para la acción, activé mi grabadora, alisté mi libreta y lápiz y me dispuse a hacer la primera pregunta.

Sin embargo, antes de poder hablar, el Sr. Kano, al ver de reojo la guía de preguntas me dijo: Creo que tu lo que quieres saber es el secreto de mi éxito. Es sencillo, y me encantaría compartirlo contigo. Ya lo he compartido con muchos, pero la mayoría lo ven muy simple para ser verdad y pocos lo ponen en práctica, espero que tu si lo sepas aprovechar.

Yo no podía ni respirar de la emoción. ¡No lo podía creer, me compartiría el secreto que lo llevó a la cima! Este sí que era mi día de suerte.

Entonces, levantó su mano y con su dedo apunto a un cuadro pequeño al tiempo que me decía: Lo escribí cuando tenía más o menos tu edad…

Allí guindado frente a su escritorio estaba el pequeño cuadro de fondo rojo y  letras doradas:

Hoy decidí soñar, y soñé.

Hoy decidí construir, y construí.

Hoy decidí vivir y viví.

Hace un tiempo decidí  vivir en el HOY.

Ayer es el cimiento,

Mañana es la inspiración

Pero si quiero vivir, tengo que vivir HOY.

A. KANO

Han pasado ya más de veinte años de esta experiencia, hoy puedo decir que fui realmente afortunado al haber recibido está lección, pero más afortunado fui por ponerla en práctica. Y desde luego, a cada joven que viene a mi oficina y me pregunta el secreto de mi éxito, con gusto le muestro un pequeño cuadro rojo con letras doradas, colgado frente  a mi escritorio…

__________________________

No somos dueños del ayer porque ya pasó, no somos dueños del mañana, porque aún no llega, lo que está en nuestras manos es trabajar el día de hoy. 

No permitas que el pasado de ate, HOY puedes decidir dejarlo atrás y seguir adelante. No dejes que el futuro te agote, HOY puedes decidir enfrentarlo día a día, un paso a la vez. Comienza HOY a hacer lo que tengas que hacer. 

Anuncios

1 comentario

  1. Mi problema siempre ha sido el dejar para mañana lo que puedo hacer hoy. Mi mamá siempre me dice “si no haces las cosas hoy que se puede, mañana todo se te complica” y es muy cierto. Quizás es alguna etapa por la que pasamos los adolescentes donde la pereza se apodera de nuestras fuerzas y la desviamos a actividades menos importantes. Un factor importante es la autodisciplina, el aprender a no escuchar esa vocesita que nos dice “ahorita no, ¡en un rato!” hasta un punto donde ya no hable y mas bien nos aliente a realizar esas actividades que debemos llevar a cabo. Me llamó bastante la atención su escrito y tiene toda la razón, podríamos llevar una mejor vida si hicieramos lo que nos tocara hacer en el momento sin postergarlo. Depende de nosotros dejar de lamentarnos por el pasado y frustrarnos por el futuro, la clave para catapultar nuestros sueños está en aprovechar al máximo este mismo instante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ebook Gratis

Ebook Gratis

Suscribete a este blog y recibe como regalo el ebook 7 Pasos para el Crecimiento Intencional

Únete a otros 244 seguidores

Certificación John Maxwell Team

Certificación Deeper Path

Certificación 8 to be great Richard St. John

A %d blogueros les gusta esto: