Jessica Calderon

Inicio » Actitud » Emprendedores ¿Amigos o Enemigos?

Emprendedores ¿Amigos o Enemigos?

Blog Stats

  • 112,137 hits
Blogueros Hondureños

Visitantes del Blog

Twitter

Están de moda los emprendedores y el famoso emprendimiento. En todo el mundo suena a gritos la necesidad de crear empresas y generar empleos. Latinoamérica se queda a la saga del primer mundo por la falta de empresas, tecnología y ciencia. Mi país se desangra por la falta de empleo y la mentalidad paternalista en la que el “gobierno me tiene que arreglar el problema”.

Ante todo esto, surge el súper héroe emprendedor que ha luchado contra todo y con todos, para que su empresa pueda crecer y florecer. Son ejemplos admirables que todos queremos imitar. Nos encanta la historia del “underdog” que es el personaje del que no se espera nada, que no tiene posibilidades de triunfo y que de repente, logra superar la adversidad y se convierte en el empresario millonario.

¡Qué bonito verdad!

Sin embargo y con tristeza veo que cuando ese súper emprendedor héroe logra superarse y se convierte en el millonario empleador, parece que se nos olvida la historia de lucha y lo bajamos de estatus,  quedando en la categoría de amante del dinero, explotador de empleados. Ya no nos gusta que el empresario ande en su carro bonito y que tenga una casa linda. “No, eso no es posible… seguramente debe ser un ladrón, usurero o aprovechado”.

No comparto este pensamiento y en realidad se me parte el corazón escuchar este tipo de comentarios. He sido empresaria, he sido empleada. Cada una tiene sus particularidades, pero puedo asegurar que la vida del emprendedor es dura.

Mis alumnos me dicen que ellos quieren tener su empresa para ser su propio jefe. En mi trabajo tengo un jefe, en mi empresa tenía miles: los clientes.

En mi trabajo, esperaba mi cheque tranquilamente cada fin de mes. En la empresa me las veía negras para pagar la planilla. Mis empleados nunca sabían de donde salía mágicamente el dinero para pagarles, pero al fin de mes allí estaba el cheque.

En mi trabajo de vez en cuando podía llegar tarde porque “me atasque en el trafico”, “la llanta se puncho”, “me chocaron”. En mi empresa, si yo no abría, perdía el primer cliente de la mañana.

En mi trabajo había un departamento de servicios generales a quien mandaba una requisición para que me abastecieran de papel, lápiz, borrador, ventilador, mata zancudos y hasta una pizarra con la mitad de corcho para poder poner mis notas. En mi empresa, casi me da un “yeyo” cuando la administradora fue a comprar unos lindos portaminas y una agenda nueva y la cargó a cuenta de la empresa (¡Cómo se le ocurre, es mi dinero con el que está jugando!).

Entonces, luego de muchas penurias, de una agonizante primer año (o mucho más), donde todo atenta para matar a la frágil empresa, el emprendedor comienza a ver la luz, y finalmente comienza a crecer, a solidificarse en su rubro, a generar más empleos.

Si, es la verdad, la vida del empresario-emprendedor no es de color de rosa, no, no, no. Lo podemos asegurar todos aquellos que lo hemos intentado.  Pero al final de la jornada viene la gratificación del trabajo honesto y bien hecho y la recompensa merecida al gran esfuerzo. 

Si queremos progreso para nuestra patria, hay que comenzar  a crear empresas y si a los empresarios les va bien,  seguramente al país le irá bien también.  (“Disclaimer”: Desde luego me refiero empresarios honestos y responsables con el medio ambiente y la sociedad).

Y finalmente, si eres un emprendedor que está luchando por su empresa, ánimo, sigue adelante. Si como yo, eres un empresario cuya empresa no logró sobrevivir, ánimo, puedes intentarlo de nuevo, echando a perder se aprende; y finalmente, si sabes en tu corazón que naciste para empresario, pero aún no te lanzas, ánimo, a hacer negocios se aprende haciendo negocios…

Anuncios

2 comentarios

  1. Tania López dice:

    Jessica, si no lo hubieses escrito vos, pensaría que yo misma lo escribí. Justo eso he estado pensando éstos días. La tarea del emprendedor es cuesta arriba y efectivamente cuando logra llegar a la punta de sus primeras colinas ya es cuestionado y vituperado. Eso no me parece nada justo, pues las empresas generan empleos, bienestar y son necesarias para proveer satisfactores para todos. Gracias por tu acertado artículo.

    • Gracias Tania, yo soy firme creyente que a unos Dios nos hizo para una cosa y otros para otra, algunos empresarios, otros artistas, otros administradores, entonces hay que respetar lo que es de cada quien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ebook Gratis

Ebook Gratis

Suscribete a este blog y recibe como regalo el ebook 7 Pasos para el Crecimiento Intencional

Únete a otros 244 seguidores

Certificación John Maxwell Team

Certificación Deeper Path

Certificación 8 to be great Richard St. John

A %d blogueros les gusta esto: