Jessica Calderon

Inicio » Actitud » El bolso de una chica

El bolso de una chica

Blog Stats

  • 112,137 hits
Blogueros Hondureños

Visitantes del Blog

Twitter

Cada cartera es un mundo.

Estaba impartiendo mi clase de Innovación cuando sonó mi celular, como tengo por costumbre no contestar llamadas durante la clase, decidí apagarlo.

Fue entonces cuando comenzó la odisea: encontrar el celular en los confines de mi cartera. ¡Ayayay!, encontré diversidad de cosas almacenadas por allí: lápices tinta y de carbón, mi calculadora, muchas facturas y recibos, tarjetas de presentación, confites, pastillas, un paquete de galletas, un juguito (nunca se sabe cuando le puede dar hambre a uno), maquillaje, marcadores, el libro que estoy leyendo, las llaves del carro y de la casa (las otras tres llaves no se de que son, pero quizás algún día las ocupe) , empaques de chicles y confites (no me gusta tirar la basura en cualquier lado);  finalmente, acorralado entre mi libreta de apuntes y un calcetín de mi hijo, encontré el famoso celular, que a todo esto, después de media hora de búsqueda, no paraba de sonar.

Desde luego, mi pretensión en este artículo no es hacer un estudio del tipo de la revista “Cosmo”, para determinar la personalidad por medio del contenido de tu cartera. A decir verdad, en estas revistas rosa te pueden determinar la vida completa solo viendo lo que llevas en el monedero.

Como decía, mi reflexión va un poco más allá, y me lleva a preguntarme: ¿cuántas cosas de mi cartera están allí porque en algún momento necesite guardarlas y luego olvide sacarlas? ¿Cuántas otras cosas están allí porque pienso que las puedon necesitar, pero nunca las uso? ¿Qué cosas he dejado por simple costumbre aunque no me sirvan? Y lo que es peor ¿Qué hace un calcetín en mi cartera?

Lo cierto es que en la vida vamos igual que en la cartera, cargando infinidad de cosas que en muchos casos solo sirven para que nos dé un gran dolor de espalda.

¿Qué llevas tú en la cartera de tu vida? Lo que estés cargando puede que te esté dañando, y quizás impidiendo ser lo mejor que puedas ser.

Será que llevas resentimientos, malos recuerdos, pesares, tristezas o fracasos. Quizás tu vida este sobrecargada de cosas que piensas que necesitas pero que solo te hacen sentir cargada y cansada, como el  materialismo, el qué dirán, “amigos” que destruyen o una mala relación.

Hay cargas demasiado pesadas, que nunca te dejarán avanzar, como los celos, la envidia, el egoísmo, el chisme o la crítica.

Si  has cargado demasiadas cosas inservibles en la cartera de la vida, no te angusties, solo aplica el  consejo de una querida amiga, “Mijita, el problema de la cartera se arregla fácil, saque todos esos “chunches”,  bote lo que no sirve y guarde lo que sí y punto”.

Después de pasar la vergüenza de buscar el celular en mi abultada cartera, decidí que ya era tiempo de hacer una limpieza. Boté lo que no servía. Guardé algunas cositas en mi closet (¿les parece si de closets hablamos en otro artículo?). Ordené mis papeles en la billetera y ¡Zas! La cartera quedó limpia, ordenada y muy liviana.

¿Y los calcetines? Bueno, esa es otra historia, otro día se las cuento.

Anuncios

5 comentarios

  1. Ariel Beiserman dice:

    muy buena tu reflexion me gusto mucho muchas gracias por compartirla

  2. Tania López dice:

    Ja,ja,ja ni te enseño la mía, de vez en cuando la limpio y me asombro de todo lo que sale… pero ciertamente ese peso se lleva mejor, que los pesares de la consciencia. Gracias por la reflexión 🙂

  3. Daniela Galo dice:

    El no saber identificar lo que en verdad es necesario para vivir , o el deshechar lo que definitivamenten es una carga en nuestras vidas, es un problema que seguramente todas las personas en el mundo tenemos. Por fortuna, como mujeres contamos con comparaciones como esta de la cartera que nos hacen reflexionar un poco en la manera que estamos viviendo y como las cosas innecesarias van formando y atrasando cada aspecto en nosotros. Debemos saber organizar nuestros problemas y ubicarlos donde de verdad pertenecen. Disfrutemos la vida, no carguemos con problemas universitarios cuano estemos en casa, o problemas amorosos cuando estemos estudiando. No existen dos vidas para balancear los problemas innesario, como existen dos brazos para la carga de carteras pesadas por articulos que no son útiles. Estoy muy de acuerdo con que limpiemos la “cartera de nuestras vidas” y empezemos a vivir al máximo fuera de estrés cada segundo que tenemos.

  4. Gaby Sanchez dice:

    Hay veces que nosotros no nos damos cuenta que todo el “baggage” que llevamos dentro, no solo de nuestra cartera sino de la vida propia. No nos desechamos de todas estas cosas que nos cargan emocionalmente simplemente prque hay veces que nos sentimos comodos. No queremos ver que al botar muchas cosas de nuestras vidas estamos perdiendo mejores oportunidades. Excelente reflexion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ebook Gratis

Ebook Gratis

Suscribete a este blog y recibe como regalo el ebook 7 Pasos para el Crecimiento Intencional

Únete a otros 244 seguidores

Certificación John Maxwell Team

Certificación Deeper Path

Certificación 8 to be great Richard St. John

A %d blogueros les gusta esto: