Jessica Calderon

Inicio » Actitud » Me duele la cabeza pero no siento el dolor…

Me duele la cabeza pero no siento el dolor…

Blog Stats

  • 112,876 hits
Blogueros Hondureños

Visitantes del Blog

Twitter

Estas fueron las contundentes palabras con las que mi hijo de cuatro años me recibió al llegar del trabajo.

Como toda madre preocupada, le consulté que sentía, a lo que me contestó firmemente: “Ya te dije que me duele la cabeza, pero que no siento el dolor”.

Bueno, ¿cómo le pregunto entonces?

Mamá: “Adrián podes tocarte a donde no sentís el dolor” y se toca la parte de arriba de la cabeza.

Mamá: Adrián, ¿allí es donde te duele pero no sentís?

Adrián: “Si, pero por afuera”.

Mamá: ¿…? – ¿Entonces lo que te duele es el pelo?

Adrián: Si.

No quede muy satisfecha con la respuesta, pero en eso se me ocurre una mejor pregunta:

Mamá: ¿Y cómo se siente cuando tenés un dolor pero no lo sentís?

Adrián: Pues uno se siente cansado y viejo, como Santi, el señor de la escuela… Bueno, se llama Santiago pero le decimos Santi…

Aparentemente Adrián se siente cansado luego de las clases; ahora, mañana averiguo acerca del tal Santi.

Y bueno, hoy, después de regresar de unas reuniones de trabajo me di cuenta que muchas personas en sus empleos se sienten como  mi hijo, o como Santi: Cansadas y viejas… bueno, quizás no tan viejas de edad, pero sí de espíritu.

Hoy platiqué con diversas personas que comenzaron a quejarse de todas las razones por las cuales no pueden lograr su trabajo. Otras se quejaron de todo lo malo que está sucediendo dentro y fuera de su empleo. Otros renegando por todo lo que no tienen. En general, me encontré con un montón de gente que parecía cansada y vieja, lo que me dejó un poco desanimada. No tanto porque me contagie de su actitud, sino porque es un  poco lamentable ver a tantas personas en la flor de su vida, sintiéndose así.

Hace algunos años me sentía “con un tremendo dolor de cabeza que no sentía”, es decir, el trabajo me estaba drenando las fuerzas y las energías. En ese entonces, apenas a los 31 años, ya parecía que iba de bajada por la cuesta de la vida. Entonces tomé una decisión drástica, dejé mi empleo y decidí reevaluar mi vida y buscar algo que hacer que no me hiciera sentir cansada y vieja. Wow, han sido años difíciles. He tenido que cambiar desde mis hábitos, hasta mis costumbres y mi actitud.

Me he enfrentado con retos y aventuras que me han llevado a dejar mi zona de confort y en más de algún caso, quizás desear mi antigua vida pasiva. Sin embargo, sé que he crecido mucho.  Y una de las decisiones más importantes que tomé, fue la de apoderarme de mi vida. Decidí que le daría la forma que yo quisiera, porque da la casualidad que solo tengo una vida, y pués bién, hay que aprovechar cada segundo.

Y acá estoy, escribiendo un blog en pleno lunes a medio día (es que eso es lo que hago los lunes).

Y tú, ¿Cómo te sientes? O como diría mi hijo en su extraña filosofía ¿cómo NO te sientes?

Siempre llega el momento de valorar la vida y cuando sientas que “me duele la cabeza pero no siento nada”, entonces quizás sea el momento de hacer un cambio drástico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ebook Gratis

Ebook Gratis

Suscribete a este blog y recibe como regalo el ebook 7 Pasos para el Crecimiento Intencional

Únete a otros 243 seguidores

Certificación John Maxwell Team

Certificación Deeper Path

Certificación 8 to be great Richard St. John

A %d blogueros les gusta esto: