Jessica Calderon

Inicio » Actitud » Atrapado entre dos puntos

Atrapado entre dos puntos

Blog Stats

  • 112,461 hits
Blogueros Hondureños

Visitantes del Blog

Twitter

Atrapado entre dos puntos

El proceso de crecer es muy natural, se comienza como bebe investigando y explorando el mundo. Aprendemos a prueba y error. Tomamos riesgos y nos lanzamos a lo desconocido. Un día no sabemos caminar, y al siguiente nos damos cuenta de que podemos pararnos y comenzamos a dar tumbos, hasta que nadie nos para. Un día apenas balbuceamos, hasta que descubrimos que podemos hacer sonidos y formar palabras que las otras personas pueden entender.

Un día dejamos el mundo seguro del hogar en que vivimos y nos mandan  a la escuela. Al principio algunos niños lloran, hasta que toman confianza en su nuevo mundo y aprenden a hacer amigos y a seguir las instrucciones de los maestros. Seguimos creciendo y aprendiendo  a estudiar, a trabajar,  a tener una pareja, a formar un hogar, etc.

Y así vamos por la vida, tomando riesgos que nos ayudan a crecer. Enfrentándonos a nuevas experiencias en las cuales muchas veces cometemos errores, pero aprendemos.

Entonces llega el día en que, por alguna razón misteriosa, dejamos de crecer y decidimos quedarnos en un punto en el que nos sentimos cómodos. De repente no nos sentimos bien del todo, pero si estamos cómodos.  Quizás no te gusta tu empleo, la forma en que llevas la vida, las personas con quienes te relaciones, etc… pero es acá donde aquel viejo refrán se vuelve una mantra en nuestra vida: “Mejor viejo conocido, que nuevo por conocer”. Y entonces quedamos atrapados entre dos puntos:

  1. El punto de no poder retroceder.
  2. El punto de no poder avanzar.

Desde luego nadie quiere retroceder, por ejemplo,  nadie quiere dejar un trabajo regular por uno peor. Eso no es aceptable, no podemos retroceder en nuestra vida.  El problema es que nos da mucho miedo avanzar. Nos da miedo tomar el riesgo de avanzar a lo desconocido. Nos da miedo avanzar y luego darnos cuenta de que nos equivocamos. De repente nos vemos convenciéndonos a nosotros mismos: “No estoy bien, pero podría estar peor”.

La cuestión es que para crecer en la vida, hay que avanzar, hay que arriesgarse a dar el paso a lo desconocido. Comprendo que es difícil vencer el miedo, pero te recuerdo que así lo has hecho toda tu vida. Has aprendido arriesgándote, aventurándote a dar el paso a lo desconocido, dándote permiso de equivocarte.

Te cuento que es más arriesgado quedarse estático, porque llega un momento en que te das cuenta de que han pasado tus oportunidades, que ha pasado tu vida, y que nunca hiciste lo que querías hacer, porque te dio mucho miedo.

Vamos, anímate a dar el paso adelante, anímate a avanzar, anímate a estar dispuesto a tomar riesgos y a equivocarte. Es hora de dejar la comodidad y comenzar a crecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ebook Gratis

Ebook Gratis

Suscribete a este blog y recibe como regalo el ebook 7 Pasos para el Crecimiento Intencional

Únete a otros 244 seguidores

Certificación John Maxwell Team

Certificación Deeper Path

Certificación 8 to be great Richard St. John

A %d blogueros les gusta esto: