Jessica Calderon

Inicio » Emprendedurismo

Category Archives: Emprendedurismo

El libro del momento: (Generación del Modelo de Negocios) Business Model Generation

El libro Business Model Generation escrito en colaboración por una serie de autores encabezados por el suizo Alexander Osterwalder, es un excelente libro – manual de trabajo en el cual se explica con detalle lo relacionado al modelo de negocios de una empresa.
Sea que eres empresario o están en proceso de iniciar tu empresa, te recomiendo leer este libro, que por lo demás es muy gráfico y fácil de comprender.
De una forma puntual y sin todos los tecnicismos que siempre enredan en los libros académicos, este libro va al punto en explicar los elementos que se deben considerar al disenar o rediseñar el modelo de tu negocio.
La propuesta es una matriz de desarrollo basada en 9 bloques conceptuales que constituyen la base del modelo de negocio:
1. La Propuesta de valor.
2. Segmento de clientes.
3. Relación con los clientes.
4. Canales de comunicación y distribución.
5. Flujo de ingresos.
6. Actividades clave.
7. Recursos claves.
8. Alianzas claves.
9. Estructura de costos.

Es de resaltar que el libro está escrito en un contexto moderno, con la explicación de modelos de negocios fuera de lo tradicional, incluyendo las famosas tendencias a lo “free” (gratis).
Así mismo, la página de web que acompaña al libro tiene recursos de apoyo interesantes y ya está en el mercado una aplicación de Ipad para conceptualizar modelos de negocios más fácilmente.
Lo recomiendo al 100% a los empresarios y aspirantes a empresarios. Puedes visitar su página en http://www.businessmodelgeneration.com/

Los negocios que surgen del corazón

 En los muchos cursos, clases y seminarios que imparto para “aspirantes” a empresarios, siempre surge la misma inquietud: ¿En qué negocio me meto? Esta pregunta, así de sencilla como se escucha, tiene algunas  implicaciones:

  1. Muchas personas quieren ser empresarias, pero no tienen idea de que es lo que quieren comercializar.
  2. Si no tienen idea de a qué negocio meterse, ¿Qué es lo que les llama la atención de ser empresarias?

Es importante meditar en qué es lo que nos llama la atención de ser empresarios, porque atrás de esta idea, generalmente están algunos motivos equivocados, o que por lo menos, motivos que no darán el suficiente sustento para todo el trabajo que implica ser un empresario.

En los cursos que he impartido, he encontrado que algunas de las razones por las cuales algunas personas desean ser empresarias son las siguientes:

  • Porque quiero tener dinero.
  • Porque quiero ser mi propio jefe.
  • Porque me gusta la independencia.
  • Porque no encuentro trabajo.

No digo que éstas sean malas razones, pero en mi corta experiencia, les puedo decir cuál es la mejor razón:

  • Porque no puedo concebir el mundo sin (el negocio o servicio que ofrecen). Porque todos los días pienso en ello, es mi sueño tener una empresa que haga (….). Porque yo sé que aunque ahora no tenga dinero, aunque me cueste mucho, aunque trabaje de sol a sol, yo tengo que poner esta empresa, porque el mundo la necesita.

Las diferencias entre las primeras razones y la última son abismales Las primeras razones vienen de la necesidad o de deseos personales, la última viene de la pasión, de un sentido de propósito, de un deseo de servir al mundo, de saber que uno tiene una misión en la vida y que cueste lo que cueste se va a lograr.

Y déjeme decirles que es de allí donde surgen los mejores negocios, los que trascienden y hacen que el mercado se revolucione. Es de allí que surgen los negocios del corazón.

Bien lo dice Michael Gerber:

“A business without a dream is like a life without a purpose.”
(Un negocio sin un sueño es como una vida sin un propósito)

 

Ver, Pensar, Hacer Los tres verbos del Emprendedor

Sabían que los tres verbos del emprendedor son Ver, Pensar y Hacer.

Le atribuyen a Trevor Kletz la siguiente definición de creatividad:

Ver lo que todos ven,

Pensar lo que nadie más ha pensado,

Hacer lo que nadie se ha atrevido a hacer.

En mi opinión estos tres verbos son muy poderosos porque pueden ser el origen de exelentes proyectos. Les publico a continuación un artículo que escribi al respecto ayer en el Diario El Heraldo de Honduras:

http://www.elheraldo.hn/Ediciones/2011/01/10/Noticias/Los-verbos-del-emprendedor

Emprendedores ¿Amigos o Enemigos?

Están de moda los emprendedores y el famoso emprendimiento. En todo el mundo suena a gritos la necesidad de crear empresas y generar empleos. Latinoamérica se queda a la saga del primer mundo por la falta de empresas, tecnología y ciencia. Mi país se desangra por la falta de empleo y la mentalidad paternalista en la que el “gobierno me tiene que arreglar el problema”.

Ante todo esto, surge el súper héroe emprendedor que ha luchado contra todo y con todos, para que su empresa pueda crecer y florecer. Son ejemplos admirables que todos queremos imitar. Nos encanta la historia del “underdog” que es el personaje del que no se espera nada, que no tiene posibilidades de triunfo y que de repente, logra superar la adversidad y se convierte en el empresario millonario.

¡Qué bonito verdad!

Sin embargo y con tristeza veo que cuando ese súper emprendedor héroe logra superarse y se convierte en el millonario empleador, parece que se nos olvida la historia de lucha y lo bajamos de estatus,  quedando en la categoría de amante del dinero, explotador de empleados. Ya no nos gusta que el empresario ande en su carro bonito y que tenga una casa linda. “No, eso no es posible… seguramente debe ser un ladrón, usurero o aprovechado”.

No comparto este pensamiento y en realidad se me parte el corazón escuchar este tipo de comentarios. He sido empresaria, he sido empleada. Cada una tiene sus particularidades, pero puedo asegurar que la vida del emprendedor es dura.

Mis alumnos me dicen que ellos quieren tener su empresa para ser su propio jefe. En mi trabajo tengo un jefe, en mi empresa tenía miles: los clientes.

En mi trabajo, esperaba mi cheque tranquilamente cada fin de mes. En la empresa me las veía negras para pagar la planilla. Mis empleados nunca sabían de donde salía mágicamente el dinero para pagarles, pero al fin de mes allí estaba el cheque.

En mi trabajo de vez en cuando podía llegar tarde porque “me atasque en el trafico”, “la llanta se puncho”, “me chocaron”. En mi empresa, si yo no abría, perdía el primer cliente de la mañana.

En mi trabajo había un departamento de servicios generales a quien mandaba una requisición para que me abastecieran de papel, lápiz, borrador, ventilador, mata zancudos y hasta una pizarra con la mitad de corcho para poder poner mis notas. En mi empresa, casi me da un “yeyo” cuando la administradora fue a comprar unos lindos portaminas y una agenda nueva y la cargó a cuenta de la empresa (¡Cómo se le ocurre, es mi dinero con el que está jugando!).

Entonces, luego de muchas penurias, de una agonizante primer año (o mucho más), donde todo atenta para matar a la frágil empresa, el emprendedor comienza a ver la luz, y finalmente comienza a crecer, a solidificarse en su rubro, a generar más empleos.

Si, es la verdad, la vida del empresario-emprendedor no es de color de rosa, no, no, no. Lo podemos asegurar todos aquellos que lo hemos intentado.  Pero al final de la jornada viene la gratificación del trabajo honesto y bien hecho y la recompensa merecida al gran esfuerzo. 

Si queremos progreso para nuestra patria, hay que comenzar  a crear empresas y si a los empresarios les va bien,  seguramente al país le irá bien también.  (“Disclaimer”: Desde luego me refiero empresarios honestos y responsables con el medio ambiente y la sociedad).

Y finalmente, si eres un emprendedor que está luchando por su empresa, ánimo, sigue adelante. Si como yo, eres un empresario cuya empresa no logró sobrevivir, ánimo, puedes intentarlo de nuevo, echando a perder se aprende; y finalmente, si sabes en tu corazón que naciste para empresario, pero aún no te lanzas, ánimo, a hacer negocios se aprende haciendo negocios…