Jessica Calderon

Inicio » Fortalezas

Category Archives: Fortalezas

Salga de su zona de confort, pero nunca de su zona de fortalezas

 

Windows v0.0

Su Zona de Fortalezas

Estoy segura que usted ha escuchado el famoso consejo: Salga de su zona de confort.

 

Coaches, entrenadores y oradores motivacionales invierten gran cantidad de  horas, escritos y palabras en tratar de convencerlo de que para crecer, usted debe estar dispuesto a salir de su zona de confort. Debo decir que tienen razón, solo que en la mayoría de los casos el discurso deja por fuera un detalle importante: Sí, salga de su zona de confort, pero nunca, y me refiero a NUNCA, salga de su zona de fortalezas.

 

Créame, es un detalle muy importante que hace una inmensa diferencia.

 

La famosa zona de confort, es el espacio en que nos sentimos cómodos, ya sea en nuestro actuar, como en nuestros pensamientos. La zona de confort tan cómoda que nos estacionamos en ella y nos negamos a salir, por lo que nuestro crecimiento se estanca.

 

Lamentablemente, cuando somos convencidos de que debemos salir de esta linda zona, la mayoría de las veces nos lanzamos a la acción sin tener un plan o siquiera un rumbo.

 

El problema es que en muchos casos salimos de la zona de confort, pero también de nuestra zona de fortalezas y al salir de este segundo espacio, mucho menos conocido, nuestro resultado es completamente predecible: Crónica de un fracaso anunciado.

 

Nuestra zona de fortalezas es aquella área en la que somos naturalmente fuertes y habilidosos, y es en esta zona donde reside nuestra más fantástica oportunidad de destacarnos.

 

Salir de nuestras fortalezas y comenzar a trabajar en nuestras debilidades nos lleva a un fracaso seguro.

 

El punto no es lanzarse a la conquista de un espacio desconocido sin saber siquiera con qué armas cuento para la batalla.

 

El objetivo de salir de nuestra zona de confort debe ser en todo momento un peldaño a nuestro continuo crecimiento personal. Para que este crecimiento sea efectivo debe usted seguir invirtiendo tiempo en el desarrollo de sus fortalezas personales.

 

Y bueno, no se puede crecer en algo que no se conoce, así que primero lo primero. Debe conocer cuales son sus fortalezas y después comenzar a salir de su zona de confort para desarrollarlas.

 

Cómo puede ver, la zona de fortalezas es la cara desconocida del proceso de crecimiento.

 

Seguiremos hablando de este interesante tema.

 

Anuncios

¿Cómo mejoro mis áreas de debilidad? Tres estrategias infalibles.

Disculpen el título, es una pregunta capciosa. En mi anterior artículo “Corregir sus debilidades o mejorar sus fortalezas, ¿Qué le conviene más?” expliqué que no es posible mejorar las debilidades hasta llevarlas a un nivel en que sean una fuente de ventaja para nosotros.

Enfocarnos a mejorar nuestras debilidades nos lleva a vivir en la zona del promedio, nunca en la excelencia.

Lo cierto es que si usted continua enfocado en trabajar en sus debilidades, además de afectar su desempeño se puede ver afectado en su salud, recuerde que comenté que las debilidades “debilitan”, lo que se traduce en nuestra salud física, emocional y en nuestros resultados debilitados. ¿Le ha pasado que después de llevar a cabo aquel trabajo que tanto odia termina usted con un gran dolor de cabeza? Parece que nuestro cuerpo es mucho más sabio que nosotros y nos avisa cuando andamos en el camino equivocado. Algunas alarmas que nos indican que estamos desgastándonos son estrés, dolor de cabeza, colitis, acidez en el estomago, etc.

Entonces la pregunta correcta es: ¿Qué hago con mis debilidades? Las debilidades se administran de forma en que no afecten nuestro desempeño. Yo recomiendo tres estrategias infalibles:

  1. Eliminar: Tómese un tiempo para analizar si es realmente necesario que usted lleve a cabo esta actividad. Aunque le parezca imposible de creer, algunas veces podemos eliminar por completo ciertas actividades, sin afectar para nada nuestros resultados. Haga la prueba por algunos días, si nadie nota que no se ha llevado a cabo la actividad y no hay un efecto negativo en sus resultados, considere seriamente eliminar esta actividad.
  2. Delegar: Una forma de reforzar su desempeño es rodearse de personas que lo complementen. Un complemento es alguien que tiene fortalezas donde usted tiene debilidades. Busque personas que complementen sus debilidades y desde luego, aprenda a delegar en ellas.
  3. Controlar: Hay algunas debilidades que afectan directamente nuestros resultados, y que por su naturaleza e impacto en nuestro desempeño, no podemos ni eliminarlas ni delegarlas. Estas debilidades se deben aprender a manejar a tal grado que no le afecten su desempeño, pero que tampoco le distraigan demasiado. Un ejemplo podría ser el de un gerente a quien se le dificulta hablar en público. La naturaleza de su cargo implica que debe aprender a hacerlo. Siendo estratégico, este gerente debe aprender a hablar lo suficientemente bien para comunicar sus mensajes con claridad, pero no esforzarse en llegar a ser un orador de fama mundial.

Ha llegado el momento en que usted se tome un tiempo analizar sus resultados y comenzar a tomar decisiones estratégicas en cuanto al manejo de sus debilidades. Implemente estas tres acciones y vea como mejora su impacto.

Seis acciones diarias para ayudarle a identificar sus fortalezas

Descubra sus Fortalezas

Descubra sus Fortalezas

No me canso de remarcar la importancia de conocer las fortalezas individuales. Aquella persona que está consciente de sus habilidades particulares y  las usa en forma intencional, definitivamente tiene una ventaja sobre el resto. Sus fortalezas  son determinantes en su éxito, porque es en sus áreas de fortaleza donde usted tiene la oportunidad de destacarse.

Sin embargo, la mayoría de las personas desconoce completamente sus fortalezas, lo que les lleva a una vida de prueba y error, donde hay algunos éxitos ocasionales que no se pueden replicar. Otras personas viven frustradas porque están trabajando en sus áreas de debilidad, en lugar de en sus fortalezas, ese fue mi caso hasta hace unos años en que hice un esfuerzo consciente por conocer mis fortalezas y comencé a concentrarme en desarrollarlas. En otro artículo hablaré de mi experiencia personal, hoy sólo les diré que es necesario un esfuerzo consciente de su parte para identificar sus fortalezas. A continuación le explico seis acciones  que le ayudarán en este proceso:

  1. Comience a creer en usted: Debo decir que lo primero es creer en usted mismo y comprender que sí tiene algunas fortalezas únicas. Muchas personas no creen tener algo que las destaque del resto. Comienzo por decirle que usted SI tiene al menos una fortaleza, ese es un hecho. En otro post ampliaré al respecto, por el momento confíe en mí, porque necesitamos tener una mente abierta para poder avanzar.
  2. Lleve un diario: Esta acción es la base para las demás. Recuerde que estamos tratando de traer a nuestra consciencia algo que está grabado en lo profundo de nuestro cerebro. Para hacerlo, llevaremos un registro diario de nuestras acciones. Así podremos grabar una fotografía de nosotros mismos, lo que nos ayudará a vernos desde otro ángulo.
  3. Pregunte a otros: Puede preguntar a personas maduras y de su entera confianza acerca de las habilidades naturales que notan en usted. Es mucho más fácil ver las habilidades de otros que las nuestras, así que preguntar a otros le dará una nueva perspectiva. Anote sus resultados en el diario.
  4. Recuerde sus gustos, experiencias, éxitos y fracasos: Este es un bueno momento para un viaje al pasado. Tome un tiempo para analizar qué le gustaba hacer cuando era niño o cuando era joven. De allí puede usted obtener grandes pistas. Recuerde aquello que le gustaba tanto o aquello en lo que continuamente le felicitaban por sus resultados. También recuerde las áreas que se le hacían especialmente difíciles. No se quede en los recuerdos, tome un tiempo para preguntarse por qué. Quizá algunas experiencias se le hacían difíciles porque no las comprendía, porque sus maestros no eran amables, o porque estaba pasando algunos problemas familiares o personales. También analice las experiencias buenas, qué es lo que le gustaba de ellas y cómo se sentía cuando las realizaba. Anote en su diario tanto sus recuerdos como las conclusiones a que ha llegado.
  5. Observe su rutina diaria: Esta acción requiere de un esfuerzo grande, pero vale la pena. En su diario anote cada tarea que realiza en su día normal de trabajo e identifique cómo se siente al realizarla y cuáles son sus resultados. Identifique lo que le gusta y lo que no, así como factores externos que influencian su gusto o disgusto por la actividad (por ejemplo, me encanta mi trabajo en ventas, pero mi jefe me pone a hacer informes sin sentido).
  6. Comience a experimentar: Una vez que haya identificado algunas posibles fortalezas, comience a experimentar poniéndolas en práctica en forma intencional. Por ejemplo, si usted se ha dado cuenta que le gusta mucho explicar procedimientos a sus compañeros de trabajo y siente que lo hace muy bien, busque situaciones en las que lo haga. A medida que vaya descubriendo sus fortalezas debe comenzar a ser intencional en ponerlas en práctica, de esta forma logrará comprender más claramente cómo funciona esta fortaleza en usted y las podrá desarrollar y usar a su favor.

Finalmente debo decirle, no se desespere, sus fortalezas están en usted, con paciencia las encontrará.

En mi siguiente post platicaremos un poco acerca cómo la ayuda de un experto y de tests especializados le ayudarán a conocerse un poco más y a desarrollar sus fortalezas.

¿Bueno, y qué es una fortaleza?

Considerando que las fortalezas son su fuente de ventajas competitivas personales, es indispensable saber qué fortalezas tiene para poder desarrollarlas y apoyarse en ellas para su crecimiento.

Comenzaré explicando qué es una fortaleza. Fíjense en un detalle, siempre uso la palabra fortaleza, no la palabra habilidad. Hay una razón para ello y es que no es lo mismo una habilidad que una fortaleza, aunque si están relacionadas.

Las fortalezas tienen dos componentes:

Fortaleza

La habilidad o el talento nato.

Usted nació con ciertas habilidades o talentos que hacen que ciertas actividades se le faciliten. Poniéndolo en el nivel más simple, podríamos hablar de la habilidad de cantar o de la habilidad de componer música. Estas habilidades nacen con las personas. Desde luego hay que trabajar en ellas para desarrollarlas y puedo asegurarle que una vez que usted comienza a trabajar en el desarrollo de una habilidad irá encontrando muchas habilidades nuevas que están relacionadas. Sin embargo debo aclarar que tener un talento no significa  necesariamente que este talento sea una  verdadera fortaleza.

El interés o pasión.

En este punto es donde se causa la confusión y es una de las razones por las que las personas no desarrollan sus fortalezas. Fíjese que en el punto anterior mencione que la base de una fortaleza es la habilidad o talento, es decir, si no hay habilidad no habrá fortaleza. Sin embargo debe haber algo más, y ese algo es el gusto o pasión por emplear esta habilidad. Esto significa que a usted le debe gustar lo que hace. Hay muchas personas que hacen ciertas actividades de forma aceptable o bastante bien, pero que no les gusta hacerlas. Lo que sucede en ese caso es que al finalizar la actividad la persona se siente  cansada o exhausta. Por el contrario, cuando trabajamos en una fortaleza, aunque sea difícil y requiera concentración, al finalizar, aunque nos sintamos físicamente cansados, emocionalmente nos sentiremos energizados y en muchos casos orgullosos o rebosantes por el resultado.

De repente usted se va a preguntar, ¿Y por qué deben existir los dos, no es suficiente con tener talento?

En mi opinión, el interés o la pasión son tan importantes como el talento, porque la pasión es como el combustible que nos motiva a seguir haciendo algo hasta que lo dominamos o hacemos muy bien. Por el otro lado, considere algo en lo que usted es habilidoso, pero que realmente no disfruta hacer. En ese caso usted no dedicará el esfuerzo para desarrollar la habilidad y aunque tenga talento, no se destacará.

Entonces, en forma sencilla, podríamos decir que una fortaleza es una habilidad para la que usted es muy bueno y al mismo tiempo le encanta.

Lamentablemente no hemos sido educados para identificar nuestras fortalezas, irónicamente, dado que las fortalezas son parte de nuestra naturaleza, nos es muy difícil identificarlas. Digamos que son como nuestra segunda piel.

El día de mañana analizaremos cómo identificar sus fortalezas y daremos algunos ejemplos.

¿Tienes alguna pregunta? Espero tus comentarios.

Póngale su sello personal

Se ha preguntado por qué algunas personas resaltan mientras otras, por más que se esfuercen, siempre parecen pasar desapercibidas.

La clave para destacarse está en usted, pero quizá no a donde piensa. Muchas personas creen que para destacarse deben tener títulos universitarios o una gran experiencia profesional.

Un título puede ser la base para comenzar, pero por si solo no tiene el poder de ayudarle a destacarse, simplemente porque todos los compañeros de su generación y universidad tienen su mismo título.

Su experiencia puede ser un factor que le ayude a destacarse, pero y qué pasa si no tiene experiencia, parece ser el viejo cuento del huevo y la gallina, qué viene primero tener experiencia o destacarse por ella. Hum…

Bueno, la realidad es que para destacarse no hay que ir tan largo, más bien hay que escarbar profundo, profundo, profundo… muy profundo. Me refiero a conocer sus habilidades y fortalezas personales y únicas.

Esto es lo único que le va a permitir destacarse en forma inigualable, por el siempre hecho de que, siendo que sus fortalezas son únicas, nadie más las puede copiar.

¿Y por qué cree que yo digo que hay que escarbar profundo? Porque la mayor parte de las personas no están conscientes de sus fortalezas, no las pueden distinguir y aunque son una parte tan inseparable de su existencia, les es imposible verlas y mucho menos ponerlas a trabajar.

Hace poco fui a un restaurante, uno que por el momento es muy popular y tiene buena comida. Hubiera sido una experiencia normal, sin nada de extraordinario, sino fuera por la mesera que nos empacó la comida para llevar a casa. La mesera posee una especial habilidad para el dibujo, que, complementada con su capacidad creativa, su iniciativa y  su orientación a la acción sin tener miedo a ser diferente, nos dio una sorpresa al final de la cena. Les muestro en esta foto el empaque de nuestra comida, dibujado a mano, en medio del más terrible ajetreo de un restaurante completamente lleno.

Empaque de Restaurante

Empaque de Restaurante

No puedo asegurar que esta chica este consciente de sus fortalezas, ojala que si, porque todas sus fortalezas son difíciles de encontrar en estos tiempos, y con un pequeño gesto ella inmediatamente se destacó del resto.

Dígame, ¿Está usted poniendo a trabajar sus fortalezas personales? Creame que hacerlo hará que usted se destaque inmediatamente.

Naciste para brillar

Algunas personas pasan la vida escondiendo su brillo, otras han decidido dejarse llevar por la vida y permitir que su brillo se apague.

Unos pocos trabajan fieramente para hacer crecer cada vez más su brillo.

La realidad es que todos nacimos para brillar. A cada uno de nosotros, cuando nacimos, se nos sazonó con una mezcla única de talentos y habilidades, colocados con la intención de que a lo largo de nuestra vida cumplamos un propósito.

Estas habilidades únicas nos hacen brillar en una forma muy particular. El brillo de cada persona es único y necesario para que este mundo pueda andar.

¿Qué estás haciendo con tu brillo? ¡Tú naciste para brillar! No permitas que nada ni nadie apague tu luz. Brilla con todas tus fuerzas, brilla lo más que puedas.  ¡Brilla porque el mundo necesita tu luz!

Les dedico este lindo video en el me filmaron junto con el famoso autor John C. Maxwell, para el programa A Minute with Maxwell y la palabra SHINE (Brillar).

El Cociente Intelectual ha sido sobre estimado

Por muchos años, la tradición ha sido medir la inteligencia de una persona a través de diversos test que generan el valor ampliamente conocido como CI (Cociente Intelectual).  Al aplicarse este test, la persona obtendrá un valor que en diferentes escalas indicará su nivel de inteligencia, por ejemplo, la inteligencia normal está entre 90 y 109; la superior entre 110 y 119 y, por último, aquellas personas con un coeficiente intelectual superior al 140 son los superdotados.

Lo interesante es darse cuenta que algunas veces una convención, una autoridad o una tradición pueden determinar lo que piensas acerca de ti mismo y de tu potencial. En este caso, es aceptado que cierto resultado en un test indica tu nivel de inteligencia y la relación con tu desempeño es directa, una persona con un alto CI se considera inteligente y destinada al éxito, y la persona con bajo CI se considera con bajas probabilidades de ser exitosa. Sin embargo, hace un tiempo leí acerca del caso en que en la misma aula de clases, la mejor y la peor alumna tenían el mismo cociente intelectual.

Casos como este han llevado a los científicos  e investigadores a ampliar un poco más acerca del tema, encontrado lo siguiente:

  1. La universidad Carnegie Mellon, a través del Instituto Carnegie de Tecnología investigó que el 85% del éxito financiero de una persona está relacionado con habilidades ligadas a lo que se llama “Ingeniería Humana”, es decir, la personalidad, habilidad de comunicación, negociación y liderazgo. Lo increíble es que este mismo estudio indicó que sólo el 15% del éxito se debía al conocimiento técnico.
  2. Otros estudios han indicado que en las economías modernas,  la relación entre el cociente intelectual y el éxito de una persona en su trabajo, en solamente un 1% al 20%. En promedio el cociente intelectual de una persona es responsable del 6% de su despeño laboral.
  3. El psicólogo Richard K Wagner, luego de un estudio concluyó que entre el 91% y 96% del desempeño laboral y el éxito de la vida se deben a factores ajenos al cociente intelectual.

La implicación de lo escrito es obvia: El cociente intelectual no puedo predecir su nivel de éxito en el mundo moderno. Tampoco es una medida representativa de tu potencial como persona y tiene mucho menos impacto en tu capacidad para ser exitoso de lo que algunos se imaginan.

Entonces, ¿Qué es lo que te ayuda a ser exitoso? Hay una diversidad de factores que influyen en tu nivel de éxito, pero algunos de los más mencionados  son la inteligencia emocional e incluso la inteligencia moral.

La inteligencia emocional mide tu capacidad de comprender tus sentimientos y los de los demás. Además, es la capacidad de adaptarte a la sociedad, auto motivarte y establecer relaciones interpersonales adecuadas.

La inteligencia moral, por otro lado incluye elementos tales como la integridad, perdón, simpatía y responsabilidad. Es tratar a los demás como te gustaría que te trataran a ti.

Lo interesante de estos dos últimos, es que al contrario del CI, la Inteligencia emocional y la inteligencia moral crecen a medida que crecemos nosotros, así a mediada que vamos madurando como personas, vamos creciendo en estas dos áreas.

Las conclusiones de estos estudios tienen implicaciones de alto impacto en tu desempeño:

  1. No importa si no has recibido el mejor entrenamiento académico, si desarrollas tu inteligencia emocional y moral, tienes el potencial de ser muy exitosa.
  2. Es importante comprender que tener un alto cociente intelectual es importante, pero no es suficiente para ser exitoso. El cociente intelectual te ayuda en tu desarrollo personal, pero la inteligencia emocional y la inteligencia moral te ayudan a mejorar tus relaciones con los demás. Y bueno, hay que comprender que nadie vive en una isla.

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net

Coaching, el nuevo paradigma en el desarrollo de ejecutivos de alto nivel

¿Te consideras un ejecutivo de alto desempeño? ¿Eres una persona orientada a metas y tus resultados hablan de tus logros? ¿Tienes tus metas claras y estás listo para grandes logros? ¿Eres un activo muy valioso para tu empresa? Aun así, ¿Deseas alcanzar metas más altas y te sientes estancado? ¿Los cursos y diplomados de metas y alto desempeño ya no te funcionan?

¿Quizás es el momento de explorar el coaching?

El coaching es una herramienta que está siendo utilizada ampliamente en empresas de primer mundo como una forma para lograr el desarrollo de las capacidades y habilidades de ejecutivos de alto potencial.

Ante los desafíos de un ambiente de negocios cada vez mas complejo, los líderes y ejecutivos cada vez más frecuentemente recurren a coaches que les ayudan a comprender y visualizar más claramente sus caminos de acción.

” No hay duda de que los futuros líderes necesitarán coaching constantemente. ” Ram Charan ( Autor de 14éxitos de librería y Coach reconocido de empresas Fortune 500).

Al interior de las empresas, el área de recursos humanos reconoce cada vez más la necesidad de emplear metodologías alternativas que impacten dramáticamente el desarrollo de sus ejecutivos. Reconocen además que un coach se convierte en una parte esencial del proceso de crecimiento y aprendizaje de un líder.

¿Pero qué es el coaching? El coaching consiste en una relación individual, personalizada y confidencial en la que el coach y el ejecutivo trabajan en forma colaborativa para que el ejecutivo desarrolle sus mejores cualidades y habilidades individuales. En una sesión normal, el coach se reúne con el ejecutivo en una reunión a puerta cerrada para que juntos definan y clarifiquen las metas del ejecutivo, identifiquen las barreras que le impiden lograrlas y exploren formas específicas para alcanzarlas.

El coaching se desprende  de la necesidad cada vez mayor de que los líderes ejecutivos desarrollen no solo sus habilidades técnicas y de negocios, sino también y especialmente las competencias y habilidades suaves tales como relaciones interpersonales, liderazgo, innovación y creatividad, autoconocimiento y confianza propia.

El coaching empodera al cliente y le permite avanzar con confianza en el desarrollo de su agenda personal y profesional.

Sin embargo, por ser una profesión relativamente nueva aún hay mucha confusión en relación a qué es y qué no es el caoching. Particularmente existe la tendencia a confundir el coach con profesiones tales como la psicología y sus prácticas, como la terapia y la consejería. La principal diferencia es que la terapia y la consejería parten de un estado disfuncional y trabajan en lograr que el cliente llegue a un estado funcional. El coaching, en cambio, consiste en llevar a una persona de un estado funcional a uno óptimo. El coaching se enfoca en el hoy y en el futuro; la terapia y la consejería por su parte se enfocan en el pasado y en muchas ocasiones en eventos que deben ser enfrentados y superados para que la persona sea capaz de seguir con su vida.

El coaching es una herramienta que ayuda al ejecutivo a:

1. Remover bloqueos y barreras mentales que le impiden avanzar personal y profesionalmente.

2. Comprender las causas primarias de sus resultados actuales.

3. Crear hábitos positivos y productivos.

4. Ser responsable.

5. Motivarlo a exponerse a un proceso de cambio y crecimiento.

6. Mejorar la autoimagen.

7. Aprender a tomar decisiones en forma más efectiva.

8. Desarrollar habilidades personales de liderazgo.

9. Fijar y lograr metas estratégicas.

10. Construir relaciones interpersonales sólidas.

 

 

¿Cómo seleccionó a un buen coach? Dado que es una profesión bastante nueva y en particular muy poco conocida en el mercado hondureño, se deben tomar algunas precauciones para seleccionar a un coach.

1. El coach debe tener experiencia como coach.

2. Debe poder explicarte la metodología que empleará en forma clara.

3. Debe creer en el proceso, es decir, debe tener un coach.

4. Preferiblemente debe haber trabajado en ambientes similares.

5. Y no menos importante, debe poseer una certificación reconocida en una metodología particular.

 

 

Las personas que más emplean el coaching son generalmente empresarios, profesionales en posición ejecutivas de alta dirección, profesionales en el área de ventas y profesionales autoempleados independientes ( médicos, arquitectos, abogados, etc.). Hay una tendencia creciente de parte de las áreas de recursos humanos a buscar coaches para sus ejecutivos o para jóvenes profesionales con alto potencial de desarrollo.

Finalmente podemos decir que el coaching es una solución cada vez más conocida y muy potente para asegurar un desempeño superior por parte de los talentos más valiosos de la organización. En los países del primer mundo tener un coach se considera algo muy profesional y  honroso.

Una buena inversión

The Team BluFactors (from left to right) made ...

Invierte en Ti

No te parecería fantástico que en lugar de estar buscando trabajo las empresas nos estuvieran buscando para contratarnos.

¿Cómo podemos ser un profesional por el que las empresas se pelean?  La respuesta está en el valor que ofrecemos. Algunas veces nos equivocamos y pensamos que nuestro valor está basado en el título académico que poseemos. Esta es una parte valiosa, pero lamentablemente en el mercado laboral la competencia es férrea. En el mundo competitivo de hoy debemos pensar en hacernos valiosos resaltando algunas particularidades que nos ayudarán a sobresalir como un profesional  que cualquier empresa quisiera contratar.

Entonces, ¿Cómo me hago más valioso?

  1. Invierte en ti mismo. Lamentablemente algunas veces pensamos que nuestra inversión en educación se limita a lo que estudiamos en el colegio o la universidad.  La realidad es que debemos desarrollar otro tipo de habilidades que nos ayudan a ser competitivos. Por ejemplo los idiomas, la computación, liderazgo y otras habilidades suaves. Recuerda, tú eres tu posesión más valiosa, invierte en ti, vale la pena.
  2. Descubre tus fortalezas. Una fortaleza tiene dos características, es algo que hago muy bien y que me gusta mucho.  Todos tenemos ciertas habilidades o talentos que hacemos muy bien, incluso superior al promedio y lo podemos notar porqué la gente nos felicita continuamente por esta habilidad. Sin embargo, es importante que esta habilidad sea algo que me guste mucho hacer, porque  aunque hagamos algo bien, si no lo disfrutamos, nunca llegará a ser algo en lo que desataquemos. Haz un análisis personal  y pregúntate ¿Qué es aquello que disfruto sobremanera haciendo y que lo hago de forma sobresaliente?
  3. Desarrollar tus fortalezas. Una vez que descubres aquello para lo que eres excepcionalmente bueno, concéntrate en desarrollarlo al máximo. Es allí donde reside tu valor individual. Es eso que solo tú sabes hacer tan bien, lo que logrará que te destaques en tu medio. Todos tenemos talentos naturales, el reto es trabajar en ellos hasta llevarlos hasta la excelencia.
  4. Haz cada día valioso. Trabaja un poco cada día en el desarrollo de tus fortalezas. Si inviertes tiempo cada día en tu desarrollo personal, poco a poco irás viendo los grandes avances que logras. Recuerda, la muralla china no se construyó en un día.
  5. Ten una mentalidad exitosa: En igualdad de circunstancias, aquellas personas con pensamiento positivo y mentalidad exitosa se destacarán sobre los demás. ¿por qué?  Pues porque es más fácil enfrentar los retos del día a día y ser una persona que resuelve problemas  si tienes una mentalidad positiva. Además, todos preferimos tener compañeros positivos ¿Cierto?

Así que el día de hoy decide comenzar a crecer en tu valor individual. Decía un señor por allí: Yo no era valioso, hasta que decidí hacerme valioso. Kim Jeffrey.

La Escuela de la Selva

Cuenta una historia divertida que leí por allí (no recuerdo la fuente), que un día los animales de la selva decidieron que era hora de comenzar un proceso de educación formal, con un currículo estandarizado, para que todos los animales pudieran aprender las habilidades básicas para sobrevivir y desempeñarse satisfactoriamente en un mundo cada vez más competitivo.

En el currículo incluyeron las siguientes materias básicas: Natación, escalado, volar, rastreo, correr y camuflaje.

Al principio fue muy difícil, porque algunos animales estaban notoriamente avanzados en algunas materias y retrasados en otras. Por ejemplo el águila, era fantástica para volar, pero en cuanto a correr, definitivamente se quedaba en la cola. El jaguar era el campeón de carreras, pero era una tortura para el ir a la clase de natación. Se sentaba a la orilla de la piscina esperando que terminara la hora de clase mientras cruzaba las patas para que no le tocara su turno.

La tortuga era de las peores alumnas, no sabía correr, escalar, ni volar, apenas nadaba y se podía camuflar un poco y además era desesperantemente lenta.

La organización de la escuela observó los diferentes problemas que enfrentaba cada alumno fuera de su elemento. Entonces la escuela decidió que a los rezagados inmediatamente se les pondría en un plan de reforzamiento en sus áreas de debilidad.

Se detectaron varios problemas de déficit de atención, hiperactividad y mala conducta en los animalitos. Los conejos nunca podían estar quietos. La serpiente siempre asustaba a sus maestros cuando aparecía por en medio de las mesas. Las hienas no paraban de reírse en toda la clase.

Así mismo, la escuela debió invertir en instalaciones especiales, porque las clases de vuelo y natación estaban provocando un aumento en el número de accidentes y lesiones. Se debió acolchar el campo de vuelo y contratar más salvavidas.

Algunos maestros sugirieron desarrollar currículos diferenciados según las habilidades del animal, pero eso era inmanejable para la escuela. Si es cierto que había rumores de algunas escuelas raras, con metodologías modernas, pero para ellos eso no era opción. Cada animal debía aprender las diferentes habilidades para poder aprobar.

Después de mucho batallar, llegó el día de la graduación. Se entregaron los reconocimientos, y se envió a los animales a enfrentarse con la vida real.

Cuando se integraron a su hábitat, causaban conmoción a donde iban, porque estos animales sabían un poco de todo. Lamentablemente su desempeño nunca llego a niveles de excelencia;  muchos  otros animales, educados en escuelas más progresistas donde se enfocaban al desarrollo de sus fortalezas,  los sobrepasaron y llegaron a ser autoridades en sus campos.

Ni que decir que esta escuela de los animales fue un rotundo fracaso, a pesar de lo cual, muchos se empeñaban en que siguiera funcionando.

Me encanta esta historia, porque es tan ilógica que cae en el ridículo. ¿Cómo le voy a ensenar a un animal una habilidad para la cual no está preparado? ¿Cómo le voy a ensenar a un conejo a volar o a un águila a nadar?

Marcus Buckingham, el nuevo  “guru” de la “Revolución de las Fortalezas” hace referencia a este tema. ¿Por qué nos concentramos en corregir nuestras debilidades, cuando deberíamos estarnos enfocando en desarrollar nuestras fortalezas?

Parte de aprender a vivir es reconocer nuestras fortalezas y concentrarnos en desarrollarlas hasta llegar a un nivel de excelencia en ellos. Otra parte es llegar a conocer nuestras debilidades, y desarrollar las estrategias para controlarlas y que no nos impidan tener un desarrollo óptimo.

Considero que parte del éxito en la vida es comenzar por conocerse a uno mismo.

Acá les va un artículo que escribí al respecto en el Diario El Heraldo.

http://www.elheraldo.hn/Ediciones/2011/03/28/Noticias/Sobresalga-con-sus-habilidades