Jessica Calderon

Inicio » Motivación

Category Archives: Motivación

Un buen Libro: Las 15 Leyes Indispensables del Crecimiento

15 leyes libroSi estás buscando un magnífico libro que te ayude a ver resultados de cambio concretos en su vida personal y profesional, te recomiendo el libro más reciente de John C. Maxwell, las 15 leyes Indispensables del Crecimiento.

John Maxwell se caracteriza por escribir acerca de temas profundos en forma muy amena y comprensible. Como siempre, las excelentes ilustraciones hacen el libro muy ameno.

Este libro, a diferencia de otros que John ha escrito, es mucho más profundo, cada página contiene una serie de verdades que hacen que uno tenga que leer la misma oración varias veces para poder captar la profundidad de su significado.

En las 15 Leyes, John vacío todo lo aprendido en una vida entera dedicada al crecimiento y desarrollo persona. Siento que John nos da una mirada profunda a su vida y a la disciplina que lo llevó a ser quien hoy es.

El libro incluye 15 leyes, que aplicándolas te ayudarán a crecer y llevar tu vida a otro nivel de éxito y resultados. Les menciono dos de las leyes que más me han impactado para que se animen a leer el libro:

  1. La ley de la Intencionalidad: En esta ley John nos presenta ante la cruda realidad de que cada uno de nosotros es maestro y dueño de su propia vida. Nos recuerda que no estamos en un ensayo, estamos viviendo la vida ahora mismo, también nos recuerda que en base a nuestras acciones diarias decidimos el rumbo final que tomará nuestra vida. “La vida ha comenzado. ¿Está usted presente?” Este capítulo nos invita a vivir cada día con intencionalidad, no vivir por vivir, sino tener un objetivo claro y ser intencional en las actividades que uno realiza cada día.
  2. La ley de la conciencia: Debe conocerse a sí mismo para poder crecer. Me encanta esta ley. La base para nuestro crecimiento y desarrollo es saber quién somos y tener la claridad de lo que queremos y lo que no queremos. Se escucha tan sencillo, pero es tan difícil. Ayer mismo escuchaba a uno de mis mentores y maestros y mi amigo Paul Martinelli (www.paulmartinelli.net) que explicaba lo difícil que es vernos a nosotros mismos, simplemente porque somos parte de la fotografía y no  nos podemos distanciar de ella para vernos en todo nuestro potencial. En este capítulo John nos invita a tomar el tiempo que sea necesario para tomar conciencia de quienes somos. Tomar conciencia es observar con detenimiento lo que hacemos cada día, lo que nos gusta, lo que no nos gusta, aquello en lo que somos bueno, y lo que no. Solo siendo realmente observadores de nuestra vida podremos tomar conciencia de ella. Y al tomar conciencia podremos hacer cambios y mejoras que nos lleven al éxito.

Hoy los dejo con estas dos leyes para su reflexión y los animo a que lean el libro. También les comento que este libro está siendo impartido en forma de seminario por los trainers del grupo John Maxwell Team, tanto para grupos de empresas, como para personas particulares (yo soy una de ellas). Créanme que la experiencia de crecimiento en un grupo es fabulosa y he podido ver resultados casi inmediatos en los participantes de mis seminarios. Pueden encontrar trainers en su país en www.johnmaxwellgroup.com.

Aca con mi maestro y mentor, John C. Maxwell

Aca con mi maestro y mentor, John C. Maxwell

Anuncios

Su Modelo de Negocios Personal

Aunque usted no lo crea, o no lo sepa en este momento, independientemente de la profesión que tenga, o en el campo laboral que se desempeñe, sea empleado o empresario, soltero o casado, ama de casa o ejecutiva, joven o ya entrado en años, usted es el Gerente General de la empresa  más importante que existe, su vida.

Una empresa es una serie de recursos organizados para lograr un fin determinado. Usted, en su vida cuenta con una serie de recursos que han sido colocados a su disposición para lograr un fin determinado, su propósito de vida. Todos tenemos un propósito único y una serie de talentos, habilidades y dones que fueron colocados a su disposición para lograr ese objetivo.

¿Y a fin de cuentas cuál es el beneficio de manejar su vida como una empresa? Imagínese vivir una carrera profesional basada en sus fortalezas, intereses y habilidades. Imagínese tener el trabajo soñado en lo que usted ama y le apasiona. Imagínese crecer en su carrera profesional a un nivel que nunca imaginó. Imagínese iniciando su propia empresa, tal y como siempre la soñó…  Imposible me dirá usted. Yo le diré, completamente posible, pero para ello debe comenzar contestando tres preguntas:

  1. ¿Quién es usted?
  2. ¿Qué es lo que quiere?
  3. ¿Cuáles son sus fortalezas personales?

Si usted puede contestar estas tres preguntas con facilidad, usted está listo para dirigir con éxito su empresa personal (haga la prueba y contéstelas en un minuto). Si no lo puede hacer y más bien le ha dado un gran dolor de cabeza, déjeme decirle que difícilmente logrará lo que quiere si no sabe qué es y con qué cuenta para lograrlo. Pero no se me desanime, hoy es el momento en que comience a dirigir su vida como una verdadera empresa y hay recursos a su disposición para ayudarle a hacerlo.

Business Model YouTim Clark es el autor del famoso libro y programa  Business Model You (Su modelo de negocios personal). Utilizando el modelo del también famoso libro Business Model Canvas, Tim Clark logró describir en una forma clara y puntual los elementos de su propia empresa personal. Todo esto en una sola página. El modelo ya está siendo utilizado por millones de personas alrededor del mundo para redefinir sus carreras y lograr alta satisfacción en su vida laboral.

Así como el modelo de Tim, hay otros a su disposición, pero este tiene la cualidad de ser muy fácil de entender y de aplicar. También hay muchos coaches y trainers que se están dedican a enseñar a otros como redefinir su carrera usando el modelo de Tim, yo soy una de ellas.

Así que ánimo, comience a dirigir su vida como su la mejor empresa y comience a ver nuevos resultados.    Acá les dejo el video de Tim, solo que no está en español : (  

Un maestro en el arte de vivir

L.P. JacksDe la pluma del ministro religioso y educador inglés, L.P. Jacks hemos heredado esta profunda frase:

“Un maestro en el arte de vivir, no hace aguda distinción entre su trabajo y su juego, su labor y su placer, su mente y su cuerpo, su educación y su entretenimiento. Difícilmente sabe cuál es cuál. Simplemente persigue su visión de excelencia en lo que sea que haga y deja que los demás determinen si está trabajando o jugando. Para él mismo, siempre parece estar haciendo ambos”.

Un maestro en el arte de vivir… simplemente impresionante. ¿Quién no quisiera ser un maestro en el arte de vivir? Notemos que en la frase L.P. Jacks explica que un maestro en el arte de vivir no distingue entre su trabajo y su juego, entre su trabajo y su placer, simplemente le parece que siempre está haciendo ambos.

¿Qué significa esto? Bueno, que esta persona disfruta tanto de su trabajo, como de su entretenimiento. Su trabajo es una delicia, un juego.

¿Será esto posible? Esta es una pregunta interesante, ¿Será posible encontrar un trabajo que se ame tanto que no se distinga entre el trabajo y el juego?

Hace poco hablaba con un profesional de muy alto nivel, graduado en una de las mejores universidades de Estados Unidos y con un doctorado en una universidad de prestigio en Europa.

En vista de que ostenta una privilegiada posición dentro de una reconocida empresa europea, me mente finita se imaginó que esta persona era realmente feliz en su trabajo.

Debo confesar que soy muy curiosa, así que un día le pregunté: ¿Qué tal su trabajo? Mi sorpresa fue grande cuando me dijo: “No me quejo, me da para vivir bien y no es un mal trabajo”.

¿Soy yo o no parecen estas las palabras de un maestro en el arte de vivir?

No se usted, pero para mí que un “no me quejo”, no es la mejor forma de expresar alta emoción por su empleo.

Dada mi alta curiosidad, me llevo por el mundo haciendo este tipo de preguntas y quiero decirles que sí he encontrado maestros en el arte de vivir. Estos se desempeñan en las más extrañas posiciones laborales o en sus propias y singulares empresas. La mayoría de ellos desafían el sentido común y se atreven a caminar en contra de la corriente, al arriesgarse a tomar posiciones “interesantes”, sacrificando el dinero o el poder. Estos maestros creen firmemente en buscar un trabajo que les apasione y dedicarse en cuerpo y alma a sacarlo adelante. Están dispuestos a muchos sacrificios con tal de tener una vida con significado. No estoy diciendo que estén mal financieramente, a la mayoría de ellos les costó años de sacrificios lograr una vida cómoda de acuerdo a sus estándares de trabajo, pero lo han logrado.

Por otro lado, he encontrado a una gran mayoría en el rango del “no me quejo”. No puedo decir que he visto emoción en ellos. He visto un sentimiento de conformidad dibujado en su cara. He visto un “hay que ser realistas”, “el trabajo es trabajo”, “hay que ganarse la vida”. He visto muchos de ellos ganar grandes cantidades de dinero y no tener tiempo para gastarlo.

No sería justo para ustedes que yo escriba este artículo sin definir mi posición. Es sencilla. Viví muchos años en el “no me quejo”, hasta que me di cuenta que se estaba escapando la mejor parte de mi vida. Cuando comencé a preguntarme si esto era todo, me di cuenta de que debía hacer un cambio. El cambio me tomó cinco años. Aun no puedo decir al 100% que soy una maestra en el arte de vivir, pero el llegar a las 10 pm y seguir emocionada con el trabajo que estoy haciendo, ya es una indicación positiva. Creo que voy llegando. Y déjenme decirles, honestamente me encanta. Desde luego, aclaro que la empresa es muy independiente del trabajo, es decir, puede estar uno trabajando en una magnifica empresa y estarse muriendo en ella, simplemente porque uno no concuerda con la empresa. En este caso ambos sufren, el empleado y la empresa.

Yo sí creo que usted  puede ser un maestro en el arte de vivir, y a propósito, a eso me dedico, a guiar a las personas a convertirse en maestros de sus vidas, logrando el “equilibrio” entre su vida laboral y su vida personal.

Aquellos muy observadores se dieron cuenta de que la palabra equilibrio está entre comillas. Ese es el tema de otro artículo, por el momento, acá los dejó, y me despido diciéndoles que LP Jacks tenía razón.

Cómo aumentar su impacto y sus ingresos

Tony-Robbins-Marc-Benioff-Richard-Branson-Successful-Friends-300x336Se ha fijado usted que hay personas, que parece que están muy claras en lo que quieren y casi siempre alcanzan las metas que se trazan y por ende son muy exitosas en su vida personal y profesional.

Se ha fijado que estas personas son una minoría en la población. No es que la mayoría no se trace metas o no tenga aspiraciones. Si las tienen, pero no logran alcanzarlas;  en muchos casos esas metas son como una nube siempre presente, pero imposible de alcanzar.

¿Qué saben estas personas que forman parte de la minoría exitosa que el resto no sabemos?

Existe una pieza fundamental en el rompecabezas de cada persona que es la llave que le abrirá la puerta a lograr lo que se propone y vivir una vida balanceada, financieramente solvente y mucho más feliz.

Explicaré en qué consiste esta pieza a través de lo que uno de mis mentores y de paso un excelente autor,  Kary Oberbrunner ha llamado: El camino a la rentabilidad.

Kary explica que para que una persona sea exitosa y de impacto, deberá seguir el camino a la rentabilidad, que incluye 5 pasos:


El Camino al Impacto

El primer paso es tener claridad en lo que quiere y en quién es usted. Una vez que usted puede ver claramente lo que quiere, comenzará a darse cuenta que debe desarrollar ciertas habilidades que le permitirán ser quien debe ser, para tener lo que quiere tener. Esto se llama competencia.

La competencia en un área específica elevará su confianza propia, porque usted se dará cuenta que se conoce a usted mismo, que sabe qué quiere hacer y que sabe cómo hacerlo. Cuando usted se presenta ante el mundo como una persona con alta confianza propia, es imposible que el mundo no lo note, porque la realidad es que en el mundo lo que sobra es gente que no sabe lo que quiere ni hacia a dónde va; lo que escasea es gente segura. Esta seguridad en sí mismo crea influencia sobre los demás, que se verán atraídos hacía usted como las abejas a la miel.

Este aumento en la influencia le traerá la sorpresa de ser una persona que causa impacto a su alrededor y desde luego, el impacto viene acompañado de ingresos.

Véalo usted mismo en los trabajos, las empresas, o en profesionales auto empleados. Los que se llevan los mejores puestos, contratos y clientes, no son necesariamente los más expertos o conocedores, sino aquellos que tienen más confianza en sí mismos.

Pero regresemos al principio de esta cadena. Puede usted observar que todo comienza con la claridad de saber quién es y qué es lo que quiere. Sin claridad es indudable que no se puede lograr nada, al menos nada intencional. Así que ya lo sabe usted, la pieza fundamental es la claridad.

¿Y qué si usted no está claro en qué es lo que quiere? Bueno, la realidad es que la mayoría de las personas no lo están, así que no se sienta triste ni mal. Otra realidad es que a la mayoría de las personas ni les interesa. Si usted ha leído hasta acá, es porque no es cómo la mayoría.

El primer paso para logar la claridad es decidirse a buscarla. El segundo es buscar a un coach o guía experto que le ayude en este camino.

Así que no espere más, comience hoy. Estoy para servirle.

¿Está usted loco?

English: Albert Einstein Français : portrait d...

English: Albert Einstein Français : portrait d’Albert Einstein (Photo credit: Wikipedia)

Se le atribuye a Albert Einstein la famosa definición de locura, no por su famoso “look” descabellado, sino por la siguiente frase: “Locura es hacer siempre lo mismo y esperar resulta dos diferentes”.

Le pido permiso para hacerle algunas preguntas que quizás le hagan meditar un momento:

  1. ¿Cuál es su situación actual en el trabajo, en su carrera o en su empresa?
  2. ¿Está usted donde quiere estar?
  3. ¿Cuáles son sus metas profesionales, financieras o empresariales?
  4. ¿A dónde se ve usted en cinco años?
  5. Y principalmente ¿Qué está haciendo hoy para conquistar esas metas?

Me voy a concentrar en la última pregunta, ¿Qué está haciendo hoy para lograr el futuro que quiere? Podríamos decir que esta es la pregunta del millón, porque nuestro futuro se construye cada día, no ocasionalmente.

El famoso escritor del siglo IX, James Allen, nos dejó esta interesante frase que complementa muy bien a Einstein: “Las personas están ansiosas por mejorar sus circunstancias, pero no están dispuestas a mejorarse a ellas mismas. Es por eso que permanecen atadas”.

Esta dura verdad nos dice que la única forma en que podemos mejorar nuestras circunstancias y alcanzar nuestras metas, es comenzando a cambiar nuestras acciones actuales.

La frase de  James Allen tiene un pensamiento triste, y  es que muchas personas quieren mejorar, pero no están dispuestas a cambiar, lo que las mantiene atadas, y en un estado de frustración al  verse atrapadas en una situación sin salida.

Sin embargo Allen también nos da la salida a esta situación: Si usted quiere mejorar, debe cambiar. Esta es una decisión completamente personal. Usted puede decidirse a cambiar cuando lo desee, no tiene que esperar algo externo y puede hacerlo hoy mismo.

Y si no está seguro de si está bien o mal, le comento que dicen por allí que nuestros resultados no mienten. Analice sus resultados, ¿Son los que usted quiere? Si no lo son, hoy es el momento de comenzar a cambiar.

Ppor cierto, yo no creo que usted esté loco, así que ¡Comience ahora! Me gustaría que me contará acerca de los pasos que está dando a su nuevo futuro.

Por su éxito, Jessica Calderón

Hugo no para de fracasar

Hugo Sanchez

Hugo Sanchez (Photo credit: jmrobledo)

Venía manejando esta mañana cuando vi el siguiente titular pegado en un poste con grandes letras rojas: HUGO SANCHEZ NO PARA DE FRACASAR.

¿Qué piensa al ver este titular? ¿Es algo positivo o negativo? ¿Cómo ve usted el fracaso?

Increíblemente mucho de lo que hagamos o dejemos de hacer en la vida se origina directamente en nuestra forma de ver y reaccionar ante el fracaso, sencillamente porque fracasar es parte del proceso de aprender y aprender es parte del proceso de alcanzar otro nivel.

Analicemos el proceso de aprendizaje. Para ello retrocedamos un poco y analicemos como aprende a hablar un bebé. Si se da cuenta, el bebé comienza a tratar de balbucear palabras hasta que las logra decir claramente. Lo mismo sucede cuando trata de caminar. Serán muchas las veces en que se caiga y golpee, hasta que finalmente domine el arte de caminar. Imagínese un niño tratando de andar en bicicleta, ¿Cuántas veces se caerá antes de aprender a dominar el equilibrio?

Como puede ver a partir de estos ejemplos, cometer errores es una parte natural del proceso de aprendizaje, luego debemos corregir los errores y volver a intentar. Sin embargo, cuando crecemos, de alguna forma este proceso natural de aprendizaje se ve interrumpido y comenzamos a tener miedo a fracasar. Empezamos a temer al ridículo, a la burla, a la pérdida económica, al rechazo, etc. ¿Y entonces qué hacemos? Sencillo, dejamos de intentar y comenzamos a sentirnos cada vez mas satisfechos con el estatus quo y la zona de confort, si, esa zona tan cómoda donde estamos completamente a salvo del peligro de fracasar.

La gran pérdida es que al ubicarnos en nuestra zona de comodidad, aunque estemos a salvo del dolor del fracaso, truncamos nuestro crecimiento y nuestras posibilidades de salir adelántate, porque ya no tomamos riesgos y ya no aprendemos nada nuevo.

De allí es que rechazamos oportunidades fantásticas y no sabemos por qué, por ejemplo: Le ofrecen un excelente empleo con un pago muy por encima de lo que gana normalmente. Sorprendentemente lo rechaza porque no se siento listo. Otro ejemplo: Siempre ha soñado con tener una empresa, tiene todo un plan de negocios, ha tomado todos los cursos de creación de empresas que hay disponibles, tiene el capital y aun así no da el paso. Simplemente hay algo que me detiene. Analice usted el día de hoy cuántas cosas está rechazando porque tiene miedo al fracaso. Es importante que no se juzgue, sino que simplemente sea consiente de su situación y comience a tomar medidas para cambiar.

Quiero terminar diciéndole que el miedo al fracaso es una de las barreras más grandes que le impedirán lograr lo que usted quiere en la vida. Así que a partir de hoy comience a analizar realmente qué es el fracaso, comience a verlo desde otro punto de vista y comience a aceptarlo como parte del proceso de aprender. Tomé riesgos y decídase a ser lo que nació para ser.

Saludos

 

El Cociente Intelectual ha sido sobre estimado

Por muchos años, la tradición ha sido medir la inteligencia de una persona a través de diversos test que generan el valor ampliamente conocido como CI (Cociente Intelectual).  Al aplicarse este test, la persona obtendrá un valor que en diferentes escalas indicará su nivel de inteligencia, por ejemplo, la inteligencia normal está entre 90 y 109; la superior entre 110 y 119 y, por último, aquellas personas con un coeficiente intelectual superior al 140 son los superdotados.

Lo interesante es darse cuenta que algunas veces una convención, una autoridad o una tradición pueden determinar lo que piensas acerca de ti mismo y de tu potencial. En este caso, es aceptado que cierto resultado en un test indica tu nivel de inteligencia y la relación con tu desempeño es directa, una persona con un alto CI se considera inteligente y destinada al éxito, y la persona con bajo CI se considera con bajas probabilidades de ser exitosa. Sin embargo, hace un tiempo leí acerca del caso en que en la misma aula de clases, la mejor y la peor alumna tenían el mismo cociente intelectual.

Casos como este han llevado a los científicos  e investigadores a ampliar un poco más acerca del tema, encontrado lo siguiente:

  1. La universidad Carnegie Mellon, a través del Instituto Carnegie de Tecnología investigó que el 85% del éxito financiero de una persona está relacionado con habilidades ligadas a lo que se llama “Ingeniería Humana”, es decir, la personalidad, habilidad de comunicación, negociación y liderazgo. Lo increíble es que este mismo estudio indicó que sólo el 15% del éxito se debía al conocimiento técnico.
  2. Otros estudios han indicado que en las economías modernas,  la relación entre el cociente intelectual y el éxito de una persona en su trabajo, en solamente un 1% al 20%. En promedio el cociente intelectual de una persona es responsable del 6% de su despeño laboral.
  3. El psicólogo Richard K Wagner, luego de un estudio concluyó que entre el 91% y 96% del desempeño laboral y el éxito de la vida se deben a factores ajenos al cociente intelectual.

La implicación de lo escrito es obvia: El cociente intelectual no puedo predecir su nivel de éxito en el mundo moderno. Tampoco es una medida representativa de tu potencial como persona y tiene mucho menos impacto en tu capacidad para ser exitoso de lo que algunos se imaginan.

Entonces, ¿Qué es lo que te ayuda a ser exitoso? Hay una diversidad de factores que influyen en tu nivel de éxito, pero algunos de los más mencionados  son la inteligencia emocional e incluso la inteligencia moral.

La inteligencia emocional mide tu capacidad de comprender tus sentimientos y los de los demás. Además, es la capacidad de adaptarte a la sociedad, auto motivarte y establecer relaciones interpersonales adecuadas.

La inteligencia moral, por otro lado incluye elementos tales como la integridad, perdón, simpatía y responsabilidad. Es tratar a los demás como te gustaría que te trataran a ti.

Lo interesante de estos dos últimos, es que al contrario del CI, la Inteligencia emocional y la inteligencia moral crecen a medida que crecemos nosotros, así a mediada que vamos madurando como personas, vamos creciendo en estas dos áreas.

Las conclusiones de estos estudios tienen implicaciones de alto impacto en tu desempeño:

  1. No importa si no has recibido el mejor entrenamiento académico, si desarrollas tu inteligencia emocional y moral, tienes el potencial de ser muy exitosa.
  2. Es importante comprender que tener un alto cociente intelectual es importante, pero no es suficiente para ser exitoso. El cociente intelectual te ayuda en tu desarrollo personal, pero la inteligencia emocional y la inteligencia moral te ayudan a mejorar tus relaciones con los demás. Y bueno, hay que comprender que nadie vive en una isla.

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net

Hay profesiones que no se estudian en la universidad

En el ’98 me gradué de Ingeniero Industrial, en el 2002 recibí mi titulo de maestría en administración de empresas. Aunque amo mi

Creo

Creo (Photo credit: Marden Blake)

carrera de pregrado, nunca la ejercí. Y en cuanto a la maestría, desde luego que me ha sido muy útil en los años muchos de gerencia tanto en posiciones administrativas como en la dirección de proyectos.

Muchas veces me he preguntado, y ¿por qué estudie ingeniería? Creo que era la mejor opción para mí en ese momento. Realmente la segunda mejor opción, porque comencé estudiando Ingeniería en Sistemas, pero al poco tiempo, a pesar de ser muy buena en la programación me di cuenta que tenía poco en común con esta carrera.

Por muchos años me dediqué a ser maestra en el área de ingeniería, hasta que, por cosas de la vida, en el año 2000 se me asignó la función de diseñar un curso especial que yo nunca cursé en mi carrera y que en mi país no se impartía en ese momento. Era la asignatura de Innovación Industrial, allí descubrí un nuevo mundo. El mundo de enseñarle a la gente a expandir su mente. Comprendí que no era lo mismo transmitir información (como lo hacía en asignaturas de ingeniería) que dirigir un cambio de cultura en una persona.

Debo confesar que me encantó el cambio. Me volví una adicta al estudio de la innovación y de la creatividad. Más que la innovación per se, comprendí que lo que me apasionaba era guiar a una persona en el proceso de expansión en su pensamiento.

En el año 2008, después de decisiones y cambios impactantes en mi vida me volví una estudiosa vehemente del desarrollo de las personas. Comencé a estudiar profundamente los temas de potencial, desarrollo humano, actitud, creatividad, actitud emprendedora y fortalezas. Comprendí que una persona para ser exitosa, cualquiera que sea su profesión, necesita un “extra” además de todo el conocimiento impartido en la universidad. Ese extra no lo encontré por ningún lado en mi profesión ni encontré que lo enseñarán en la universidad. Llevo 5 años buscando y descubriendo ese extra, no solo para mi vida personal, sino para poder enseñarlo a otros. Creo que he leído unos 300 libros al respecto, he invertido mucho tiempo, dinero y recursos en prepararme en esta área. En el ambiente académico, esto podría ser equivalente a un doctorado.

Y finalmente encontré ese extra. Y a eso me dedico ahora. ¿Cuál es mi carrera? Bueno, me dicen Ing. Jessica, soy ingeniero de profesión, maestra de formación,  pero en realidad considero que soy una catalizadora de posibilidades.

Ayudo a las personas a determinar su propósito, a identificar sus talentos y a enseñarle herramientas para desarrollarse exitosamente en el campo que sea.

Nunca hubiera podido estudiar esta carrera en una universidad, de hecho no se si exista, pero en este mundo moderno en que vivimos, no es raro que la universidad no esté a la par del desarrollo humano.

Así que debo decir que sí, hay carreras que no se pueden estudiar en la universidad. Pero eso no importa, lo importante es encontrarse uno mismo y dedicarse a desarrollar esas habilidades que nacieron contigo y que te hacen único.

Saludos y a la orden.

¡Está despedido!

Fired!.png

Despedido

“Estamos haciendo una restructuración”, “La situación económica está muy difícil”, “Lo estamos dejando partir para desarrollarse mejor en otro lugar”. Lo digan como lo digan, suene como suene, escuchar estás palabras es una de las impresiones más grandes que uno puede recibir. 

Al fuerte golpe emocional se suma la preocupación de quedarse sin una fuente de ingresos. Pero cuando sucede hay que tomar acciones.

 

Estos son algunas recomendaciones que te pueden ayudar a organizarte y tomar el control al momento de ser despedido.

 

  1. Analiza tu verdadera situación económica. Lo primero es organizar tus finanzas personales. Generalmente cuando hay un despido se ofrecen prestaciones laborales. Verifica cuanto tienes ahorrado, cuanto tienes de prestaciones y cuanto es lo que necesitas para vivir mensualmente. Este es un momento en el que hay que ser muy cuidadoso con el dinero. Recorta todos aquellos gastos innecesarios y cuida tus prestaciones. En este momento no tienes seguridad de hasta cuando estarás desempleado, por lo que debes ser muy cuidadoso en el uso de tu dinero.
  2. Analiza tus oportunidades laborales reales. Haz un inventario de tus conocimientos, habilidades y experiencia. Actualiza tu curriculum y comienza a hacer una búsqueda de las oportunidades laborales. No tengas pena de decirle a tus amigos que buscas empleo. Las mejores oportunidades surgen de recomendaciones de amigos.
  3. Crea tus propias oportunidades. No te quedes allí esperando, analiza tu entorno y estudia oportunidades de negocio de baja inversión. También considera seguir actualizándote y preparándote profesionalmente. Actualmente hay muchos cursos en línea que puedes tomar por  medio del Internet.
  4. Cuida tu salud emocional. Es importante mantenerse ocupado. El quedarte en casa a ver televisión o dormir te puede sumir en una depresión. Puedes unirte a una organización voluntaria o comenzar a estudiar de nuevo. Lo importante es que hagas algo que te mantenga ocupado. Recuerda que estudiar o participar en voluntariados te ayudará  a establecer relaciones y ampliar tu círculo de conocidos, lo que puede conducir a encontrar un nuevo empleo.
  5. Analiza el motivo de tu despido. Es importante que comprendas porque te despidieron.  Si tu desempeño no haya sido el adecuado, o no ha estado a la altura de lo requerido por la empresa, el despido es un llamado duro y doloroso a hacer mejoras en tu desempeño y en tu ética de trabajo. Si por el otro lado,  el despidió fue por una circunstancia ajena a ti, tal como una restructuración, aunque duele mucho, debes comprender que no fue algo que tu hiciste o pudiste evitar. En ese sentido, mantén la confianza en ti mismo. Eres una persona valiosa con mucho que ofrecer al mundo.

 

Lo principal, sigue adelante y mantén una actitud positiva y de fe, ahora estás en un momento difícil, pero ya llegará el día en que tendrás un nuevo empleo y las cosas empezarán a mejorar.

 

 

 

 

 

Una buena inversión

The Team BluFactors (from left to right) made ...

Invierte en Ti

No te parecería fantástico que en lugar de estar buscando trabajo las empresas nos estuvieran buscando para contratarnos.

¿Cómo podemos ser un profesional por el que las empresas se pelean?  La respuesta está en el valor que ofrecemos. Algunas veces nos equivocamos y pensamos que nuestro valor está basado en el título académico que poseemos. Esta es una parte valiosa, pero lamentablemente en el mercado laboral la competencia es férrea. En el mundo competitivo de hoy debemos pensar en hacernos valiosos resaltando algunas particularidades que nos ayudarán a sobresalir como un profesional  que cualquier empresa quisiera contratar.

Entonces, ¿Cómo me hago más valioso?

  1. Invierte en ti mismo. Lamentablemente algunas veces pensamos que nuestra inversión en educación se limita a lo que estudiamos en el colegio o la universidad.  La realidad es que debemos desarrollar otro tipo de habilidades que nos ayudan a ser competitivos. Por ejemplo los idiomas, la computación, liderazgo y otras habilidades suaves. Recuerda, tú eres tu posesión más valiosa, invierte en ti, vale la pena.
  2. Descubre tus fortalezas. Una fortaleza tiene dos características, es algo que hago muy bien y que me gusta mucho.  Todos tenemos ciertas habilidades o talentos que hacemos muy bien, incluso superior al promedio y lo podemos notar porqué la gente nos felicita continuamente por esta habilidad. Sin embargo, es importante que esta habilidad sea algo que me guste mucho hacer, porque  aunque hagamos algo bien, si no lo disfrutamos, nunca llegará a ser algo en lo que desataquemos. Haz un análisis personal  y pregúntate ¿Qué es aquello que disfruto sobremanera haciendo y que lo hago de forma sobresaliente?
  3. Desarrollar tus fortalezas. Una vez que descubres aquello para lo que eres excepcionalmente bueno, concéntrate en desarrollarlo al máximo. Es allí donde reside tu valor individual. Es eso que solo tú sabes hacer tan bien, lo que logrará que te destaques en tu medio. Todos tenemos talentos naturales, el reto es trabajar en ellos hasta llevarlos hasta la excelencia.
  4. Haz cada día valioso. Trabaja un poco cada día en el desarrollo de tus fortalezas. Si inviertes tiempo cada día en tu desarrollo personal, poco a poco irás viendo los grandes avances que logras. Recuerda, la muralla china no se construyó en un día.
  5. Ten una mentalidad exitosa: En igualdad de circunstancias, aquellas personas con pensamiento positivo y mentalidad exitosa se destacarán sobre los demás. ¿por qué?  Pues porque es más fácil enfrentar los retos del día a día y ser una persona que resuelve problemas  si tienes una mentalidad positiva. Además, todos preferimos tener compañeros positivos ¿Cierto?

Así que el día de hoy decide comenzar a crecer en tu valor individual. Decía un señor por allí: Yo no era valioso, hasta que decidí hacerme valioso. Kim Jeffrey.