Jessica Calderon

Inicio » Propósito

Category Archives: Propósito

Creatividad Aplicada al Mundo de Negocios

Creativity

Creativity (Photo credit: Mediocre2010)

Creatividad Aplicada al Mundo de Negocios
¿Qué es la creatividad? ¿Qué tiene que ver con el mundo de negocios?
Sea que usted tiene su propia empresa o labora para alguien más, tengo que decirle que la creatividad es un as bajo la manga de los empresarios y ejecutivos que se destacan por sus resultados extraordinarios.
La creatividad se puede definir como la capacidad de generar y llevar a la práctica ideas originales para dar solución a problemas o necesidades específicos.
Considerando que en el mundo de negocios los problemas son el pan de cada día, la capacidad de darles solución se vuelve una necesidad de supervivencia. Ahora, si usted es capaz de darles solución en forma original, no solo habrá superado el problema, sino que lo habrá convertido en un trampolín que le catapulte a un nuevo nivel en sus resultados.
Cada vez que inicio un seminario de creatividad me encuentro con la falsa percepción de que el curso estará lleno de actividades manuales y que nos entretendremos haciendo pinturas o pegando cosas por acá y por allá para terminar con “pseudo” obras maestras. Nada más alejado de la realidad. Muchas personas siguen creyendo que la creatividad se limita a los artistas. La creatividad se aplica a todo aspecto de la vida.
Normalmente, para ayudar a una persona a ser más creativa hay que hacerle ver que ya nació creativa, pero necesita es redescubrir su creatividad y comenzar a aplicarla.
¿Por qué digo que ya nacemos creativos? Sencillo, es cosa de que observe a un niño jugando con unas piedras y un palo y se dará cuenta que aunque a usted le parecen las cosas más sencillas del mundo, para el niño las piedras pueden ser carros, barcos, aviones, trenes, etc. El niño puede estar simulando una cuidad, una conquista o simplemente organizando un equipo de astronautas que van hacía la luna.
Los niños son por naturaleza creativos, así nacieron. Ellos tienen ciertas habilidades especiales, entre ellas, la de no darse por vencidos hasta que no encuentran la solución a su problema.
Cosa interesante es notar que usted no nació adulto, nació como un bebe, fue un niño y creció hasta convertirse en un adulto, por lo tanto, por simple deducción lógica podemos concluir que usted nació creativo. El punto es que en algún momento de su vida la mayoría de los adultos desarrollan una serie de actitudes que los alejan de ser creativos.
Algunas de estas actitudes incluyen: Miedo a fracasar, miedo al qué dirán, apego a rutinas y a zonas de comodidad que le dan seguridad, miedo a ser diferente a los demás,etc.
Estas actitudes se convierten en barreras que le impiden ser creativo. Entonces el proceso de volver a ser creativo es comenzar a desafiar esas barreras. Este proceso tiene el beneficio agregado de una mentalidad sumamente flexible, que está orientada y habituada a la búsqueda de soluciones, una mente que se enfrenta al fracaso desde otra perspectiva y no teme al qué dirán o a cometer errores, porque sabe que los cometerá como parte del proceso de creación. Una mente que es capaz de generar soluciones e implementarlas superando con éxito los obstáculos que se encuentre en el camino, por grandes e insuperables que le parezcan.
Créame, estas son las cualidades que usted necesita para sobrevivir en el mundo de negocios de hoy, un mundo demasiado cambiante y acelerado.
La creatividad es parte de una serie de herramientas sumamente poderosas que deben ser parte del equipaje del profesional o empresario que aspira al éxito y a destacarse.
Son las personas que están dispuestas a arriesgarse a ser diferentes y salirse de un molde preconcebido las que están cosechando éxitos en la sociedad cambiante en que vivimos. En este contexto la creatividad se convierte en una pieza fundamental para su éxito. ¿Qué opina?

Anuncios

Un buen Libro: Las 15 Leyes Indispensables del Crecimiento

15 leyes libroSi estás buscando un magnífico libro que te ayude a ver resultados de cambio concretos en su vida personal y profesional, te recomiendo el libro más reciente de John C. Maxwell, las 15 leyes Indispensables del Crecimiento.

John Maxwell se caracteriza por escribir acerca de temas profundos en forma muy amena y comprensible. Como siempre, las excelentes ilustraciones hacen el libro muy ameno.

Este libro, a diferencia de otros que John ha escrito, es mucho más profundo, cada página contiene una serie de verdades que hacen que uno tenga que leer la misma oración varias veces para poder captar la profundidad de su significado.

En las 15 Leyes, John vacío todo lo aprendido en una vida entera dedicada al crecimiento y desarrollo persona. Siento que John nos da una mirada profunda a su vida y a la disciplina que lo llevó a ser quien hoy es.

El libro incluye 15 leyes, que aplicándolas te ayudarán a crecer y llevar tu vida a otro nivel de éxito y resultados. Les menciono dos de las leyes que más me han impactado para que se animen a leer el libro:

  1. La ley de la Intencionalidad: En esta ley John nos presenta ante la cruda realidad de que cada uno de nosotros es maestro y dueño de su propia vida. Nos recuerda que no estamos en un ensayo, estamos viviendo la vida ahora mismo, también nos recuerda que en base a nuestras acciones diarias decidimos el rumbo final que tomará nuestra vida. “La vida ha comenzado. ¿Está usted presente?” Este capítulo nos invita a vivir cada día con intencionalidad, no vivir por vivir, sino tener un objetivo claro y ser intencional en las actividades que uno realiza cada día.
  2. La ley de la conciencia: Debe conocerse a sí mismo para poder crecer. Me encanta esta ley. La base para nuestro crecimiento y desarrollo es saber quién somos y tener la claridad de lo que queremos y lo que no queremos. Se escucha tan sencillo, pero es tan difícil. Ayer mismo escuchaba a uno de mis mentores y maestros y mi amigo Paul Martinelli (www.paulmartinelli.net) que explicaba lo difícil que es vernos a nosotros mismos, simplemente porque somos parte de la fotografía y no  nos podemos distanciar de ella para vernos en todo nuestro potencial. En este capítulo John nos invita a tomar el tiempo que sea necesario para tomar conciencia de quienes somos. Tomar conciencia es observar con detenimiento lo que hacemos cada día, lo que nos gusta, lo que no nos gusta, aquello en lo que somos bueno, y lo que no. Solo siendo realmente observadores de nuestra vida podremos tomar conciencia de ella. Y al tomar conciencia podremos hacer cambios y mejoras que nos lleven al éxito.

Hoy los dejo con estas dos leyes para su reflexión y los animo a que lean el libro. También les comento que este libro está siendo impartido en forma de seminario por los trainers del grupo John Maxwell Team, tanto para grupos de empresas, como para personas particulares (yo soy una de ellas). Créanme que la experiencia de crecimiento en un grupo es fabulosa y he podido ver resultados casi inmediatos en los participantes de mis seminarios. Pueden encontrar trainers en su país en www.johnmaxwellgroup.com.

Aca con mi maestro y mentor, John C. Maxwell

Aca con mi maestro y mentor, John C. Maxwell

Su Modelo de Negocios Personal

Aunque usted no lo crea, o no lo sepa en este momento, independientemente de la profesión que tenga, o en el campo laboral que se desempeñe, sea empleado o empresario, soltero o casado, ama de casa o ejecutiva, joven o ya entrado en años, usted es el Gerente General de la empresa  más importante que existe, su vida.

Una empresa es una serie de recursos organizados para lograr un fin determinado. Usted, en su vida cuenta con una serie de recursos que han sido colocados a su disposición para lograr un fin determinado, su propósito de vida. Todos tenemos un propósito único y una serie de talentos, habilidades y dones que fueron colocados a su disposición para lograr ese objetivo.

¿Y a fin de cuentas cuál es el beneficio de manejar su vida como una empresa? Imagínese vivir una carrera profesional basada en sus fortalezas, intereses y habilidades. Imagínese tener el trabajo soñado en lo que usted ama y le apasiona. Imagínese crecer en su carrera profesional a un nivel que nunca imaginó. Imagínese iniciando su propia empresa, tal y como siempre la soñó…  Imposible me dirá usted. Yo le diré, completamente posible, pero para ello debe comenzar contestando tres preguntas:

  1. ¿Quién es usted?
  2. ¿Qué es lo que quiere?
  3. ¿Cuáles son sus fortalezas personales?

Si usted puede contestar estas tres preguntas con facilidad, usted está listo para dirigir con éxito su empresa personal (haga la prueba y contéstelas en un minuto). Si no lo puede hacer y más bien le ha dado un gran dolor de cabeza, déjeme decirle que difícilmente logrará lo que quiere si no sabe qué es y con qué cuenta para lograrlo. Pero no se me desanime, hoy es el momento en que comience a dirigir su vida como una verdadera empresa y hay recursos a su disposición para ayudarle a hacerlo.

Business Model YouTim Clark es el autor del famoso libro y programa  Business Model You (Su modelo de negocios personal). Utilizando el modelo del también famoso libro Business Model Canvas, Tim Clark logró describir en una forma clara y puntual los elementos de su propia empresa personal. Todo esto en una sola página. El modelo ya está siendo utilizado por millones de personas alrededor del mundo para redefinir sus carreras y lograr alta satisfacción en su vida laboral.

Así como el modelo de Tim, hay otros a su disposición, pero este tiene la cualidad de ser muy fácil de entender y de aplicar. También hay muchos coaches y trainers que se están dedican a enseñar a otros como redefinir su carrera usando el modelo de Tim, yo soy una de ellas.

Así que ánimo, comience a dirigir su vida como su la mejor empresa y comience a ver nuevos resultados.    Acá les dejo el video de Tim, solo que no está en español : (  

Un maestro en el arte de vivir

L.P. JacksDe la pluma del ministro religioso y educador inglés, L.P. Jacks hemos heredado esta profunda frase:

“Un maestro en el arte de vivir, no hace aguda distinción entre su trabajo y su juego, su labor y su placer, su mente y su cuerpo, su educación y su entretenimiento. Difícilmente sabe cuál es cuál. Simplemente persigue su visión de excelencia en lo que sea que haga y deja que los demás determinen si está trabajando o jugando. Para él mismo, siempre parece estar haciendo ambos”.

Un maestro en el arte de vivir… simplemente impresionante. ¿Quién no quisiera ser un maestro en el arte de vivir? Notemos que en la frase L.P. Jacks explica que un maestro en el arte de vivir no distingue entre su trabajo y su juego, entre su trabajo y su placer, simplemente le parece que siempre está haciendo ambos.

¿Qué significa esto? Bueno, que esta persona disfruta tanto de su trabajo, como de su entretenimiento. Su trabajo es una delicia, un juego.

¿Será esto posible? Esta es una pregunta interesante, ¿Será posible encontrar un trabajo que se ame tanto que no se distinga entre el trabajo y el juego?

Hace poco hablaba con un profesional de muy alto nivel, graduado en una de las mejores universidades de Estados Unidos y con un doctorado en una universidad de prestigio en Europa.

En vista de que ostenta una privilegiada posición dentro de una reconocida empresa europea, me mente finita se imaginó que esta persona era realmente feliz en su trabajo.

Debo confesar que soy muy curiosa, así que un día le pregunté: ¿Qué tal su trabajo? Mi sorpresa fue grande cuando me dijo: “No me quejo, me da para vivir bien y no es un mal trabajo”.

¿Soy yo o no parecen estas las palabras de un maestro en el arte de vivir?

No se usted, pero para mí que un “no me quejo”, no es la mejor forma de expresar alta emoción por su empleo.

Dada mi alta curiosidad, me llevo por el mundo haciendo este tipo de preguntas y quiero decirles que sí he encontrado maestros en el arte de vivir. Estos se desempeñan en las más extrañas posiciones laborales o en sus propias y singulares empresas. La mayoría de ellos desafían el sentido común y se atreven a caminar en contra de la corriente, al arriesgarse a tomar posiciones “interesantes”, sacrificando el dinero o el poder. Estos maestros creen firmemente en buscar un trabajo que les apasione y dedicarse en cuerpo y alma a sacarlo adelante. Están dispuestos a muchos sacrificios con tal de tener una vida con significado. No estoy diciendo que estén mal financieramente, a la mayoría de ellos les costó años de sacrificios lograr una vida cómoda de acuerdo a sus estándares de trabajo, pero lo han logrado.

Por otro lado, he encontrado a una gran mayoría en el rango del “no me quejo”. No puedo decir que he visto emoción en ellos. He visto un sentimiento de conformidad dibujado en su cara. He visto un “hay que ser realistas”, “el trabajo es trabajo”, “hay que ganarse la vida”. He visto muchos de ellos ganar grandes cantidades de dinero y no tener tiempo para gastarlo.

No sería justo para ustedes que yo escriba este artículo sin definir mi posición. Es sencilla. Viví muchos años en el “no me quejo”, hasta que me di cuenta que se estaba escapando la mejor parte de mi vida. Cuando comencé a preguntarme si esto era todo, me di cuenta de que debía hacer un cambio. El cambio me tomó cinco años. Aun no puedo decir al 100% que soy una maestra en el arte de vivir, pero el llegar a las 10 pm y seguir emocionada con el trabajo que estoy haciendo, ya es una indicación positiva. Creo que voy llegando. Y déjenme decirles, honestamente me encanta. Desde luego, aclaro que la empresa es muy independiente del trabajo, es decir, puede estar uno trabajando en una magnifica empresa y estarse muriendo en ella, simplemente porque uno no concuerda con la empresa. En este caso ambos sufren, el empleado y la empresa.

Yo sí creo que usted  puede ser un maestro en el arte de vivir, y a propósito, a eso me dedico, a guiar a las personas a convertirse en maestros de sus vidas, logrando el “equilibrio” entre su vida laboral y su vida personal.

Aquellos muy observadores se dieron cuenta de que la palabra equilibrio está entre comillas. Ese es el tema de otro artículo, por el momento, acá los dejó, y me despido diciéndoles que LP Jacks tenía razón.

Crea historias nuevas

comienza yaMuchos de nosotros llevamos a cuestas pesadas cargas de fracasos pasados y circunstancias que nos golpearon y que no nos dejan avanzar y crecer.

El potencial de crecimiento está dentro de ti, pero si en tu mente sigues enfocada en el pasado y tus dificultades presentes, no podrás hacer uso de tus habilidades y talentos para crecer.

Es importante que comprendas que tu futuro no está determinado por tu pasado, por tus fracasos, por tus anteriores resultados o por tus circunstancias actuales. NO tienes porque ser una víctima de la vida y dejarte  llevar por dónde la corriente te arrastre.

¿Has perdido el empleo? ¿Tu esposo o esposa te ha dejado? ¿Has quebrado tu empresa? ¿Has desperdiciado mucho tiempo y no has terminado tus estudios? Dicen por allí que mientras hay vida hay esperanza. Yo te digo hoy: Mientras hay vida, hay oportunidad de crear historias nuevas.

Hoy es el gran día en que puedes comenzar a escribir una nueva historia. No te detengas a pensar en todas las razones por las que no puedes. Lo que tienes que hacer hoy es decidir escribir tu historia y comenzar a hacerlo.

Seguro que ya estás pensando en todas las razones por las que no puedes: No tengo idea de por dónde comenzar. No tengo dinero. Trabajo tiempo completo y no puedo hacer nada más. Tengo que cuidar a mis hijos pequeños.

Si estás luchando entre tus excusas y tu gran deseo es escribir tu nueva historia, lo que debes hacer es comenzar hoy por dónde puedas y según lo que tu tiempo o presupuesto te permita; puede ser algo tan sencillo como iniciar un diario, escribir tus ideas, escribir un blog, etc. El punto es comenzar a actuar, porque así te mandarás un mensaje de renovación e inicio de una nueva historia para tu vida. ¡Comienza hoy!

Hoy mismo puedes comenzar, escribiendo en los comentarios cuál es la historia que quieres escribir, o puedes escribirme a mi correo tu historia… Ánimo, así comencé yo, escribiendo un blog con una nueva historia.

Hugo no para de fracasar

Hugo Sanchez

Hugo Sanchez (Photo credit: jmrobledo)

Venía manejando esta mañana cuando vi el siguiente titular pegado en un poste con grandes letras rojas: HUGO SANCHEZ NO PARA DE FRACASAR.

¿Qué piensa al ver este titular? ¿Es algo positivo o negativo? ¿Cómo ve usted el fracaso?

Increíblemente mucho de lo que hagamos o dejemos de hacer en la vida se origina directamente en nuestra forma de ver y reaccionar ante el fracaso, sencillamente porque fracasar es parte del proceso de aprender y aprender es parte del proceso de alcanzar otro nivel.

Analicemos el proceso de aprendizaje. Para ello retrocedamos un poco y analicemos como aprende a hablar un bebé. Si se da cuenta, el bebé comienza a tratar de balbucear palabras hasta que las logra decir claramente. Lo mismo sucede cuando trata de caminar. Serán muchas las veces en que se caiga y golpee, hasta que finalmente domine el arte de caminar. Imagínese un niño tratando de andar en bicicleta, ¿Cuántas veces se caerá antes de aprender a dominar el equilibrio?

Como puede ver a partir de estos ejemplos, cometer errores es una parte natural del proceso de aprendizaje, luego debemos corregir los errores y volver a intentar. Sin embargo, cuando crecemos, de alguna forma este proceso natural de aprendizaje se ve interrumpido y comenzamos a tener miedo a fracasar. Empezamos a temer al ridículo, a la burla, a la pérdida económica, al rechazo, etc. ¿Y entonces qué hacemos? Sencillo, dejamos de intentar y comenzamos a sentirnos cada vez mas satisfechos con el estatus quo y la zona de confort, si, esa zona tan cómoda donde estamos completamente a salvo del peligro de fracasar.

La gran pérdida es que al ubicarnos en nuestra zona de comodidad, aunque estemos a salvo del dolor del fracaso, truncamos nuestro crecimiento y nuestras posibilidades de salir adelántate, porque ya no tomamos riesgos y ya no aprendemos nada nuevo.

De allí es que rechazamos oportunidades fantásticas y no sabemos por qué, por ejemplo: Le ofrecen un excelente empleo con un pago muy por encima de lo que gana normalmente. Sorprendentemente lo rechaza porque no se siento listo. Otro ejemplo: Siempre ha soñado con tener una empresa, tiene todo un plan de negocios, ha tomado todos los cursos de creación de empresas que hay disponibles, tiene el capital y aun así no da el paso. Simplemente hay algo que me detiene. Analice usted el día de hoy cuántas cosas está rechazando porque tiene miedo al fracaso. Es importante que no se juzgue, sino que simplemente sea consiente de su situación y comience a tomar medidas para cambiar.

Quiero terminar diciéndole que el miedo al fracaso es una de las barreras más grandes que le impedirán lograr lo que usted quiere en la vida. Así que a partir de hoy comience a analizar realmente qué es el fracaso, comience a verlo desde otro punto de vista y comience a aceptarlo como parte del proceso de aprender. Tomé riesgos y decídase a ser lo que nació para ser.

Saludos

 

Hay que aprender a decir NO

A algunas personas se nos hace sumamente difícil tener que decir que no cuando alguien nos hace una petición, nos pide un favor o nos impone una actividad.

Además de vivir sobrecargados de trabajo, a los que se nos dificulta decir que NO caemos en el peligro de no ser muy productivos, porque en lugar de cumplir con lo que nos corresponde desviamos muchas horas “ayudando” a los demás.

Desde luego que es importante ser una persona colaboradora, dispuesta y que ayuda en forma oportuna. Pero si hacemos un alto y analizamos el mundo, nos vamos a dar cuenta que todos ocupamos ayuda en algo. Así, podemos pasar incontables horas resolviendo los asuntos de otros mientras descuidamos los nuestros.

Cada uno de nosotros ha sido llamado a cumplir un propósito único y especial en esta vida. No podemos deshonrar este propósito, dejándolo de lado por no poder decir que no a las peticiones de otros.

Y aun así es difícil decir que no, porque uno teme lastimar a la otra persona.

Hace poco leí un artículo en el que Michael Hyatt compartía su fórmula para aprender a decir no.

La fórmula consiste en tres pasos sencillos: SI, NO, SI.

  • SI: Comience diciéndote si a ti mismo y a tu derecho a proteger tu propósito, al mismo tiempo afirma a la otra persona haciéndole saber que comprendes su necesidad y que es importante su petición.
  • NO: Continúa con un NO enfático, teniendo mucho cuidado de no dejar las puertas abiertas a una respuesta ambigua, por ejemplo, un NO PERO.
  • SI: Termina afirmando la relación y ofrece una sugerencia u otra solución a la petición de ayuda.

Lo cierto es que hay que practicar, hasta que logres decir NO con toda la gracia y seguridad del mundo.

 

 

Imagen cortesía de: © pedrolieb – Fotolia.com

Dime con quién andas, y te diré quién eres.

Seguro que usted ha escuchado este famoso refrán. Ahora le pregunto ¿Ha meditado realmente en las personas con las más frecuentemente se relaciona?

Es posible dividir las personas con las que nos relacionamos en cinco grupos: Familiares, amistades muy cercanas, amistades lejanas, compañeros de trabajo y conocidos.  ¿Cuáles de estos grupos considera usted que le impactan más directamente? ¿Qué tan grande es este impacto? ¿Es posible que estas personas influyan en su éxito o en su fracaso?

Los que más le impactan son las personas más cercanas a usted, ya sean sus familiares o sus amistades muy cercanas. El impacto es tan grande que influyen profundamente en su potencial éxito o fracaso. De allí viene la importancia de seleccionar adecuadamente las personas con las que frecuentemente se relacionará; estas personas se convertirán en lo que se conoce como su círculo íntimo.

Desde luego, hay círculos íntimos que lo hacen crecer y otros que más bien lo llevan al fracaso. Si lo que usted desea es ser una persona exitosa, debe integrar un círculo íntimo de éxito.  El círculo íntimo de éxito es un grupo de personas muy cercanas, reunidas por un fin común.  Esté fin puede ser la realización de un proyecto, el desarrollo de una empresa, o el crecimiento personal.

Para seleccionar a las personas que integrarán su círculo íntimo se deben considerar tres criterios:

  1. Competencia: Los integrantes de su círculo deben ser habilidosas y conocer el tema que están desarrollando o el proyecto en que están trabajando. Busque personas con amplia experiencia, conocimiento y en especial, que tengan un gran deseo de seguir creciendo. Busque personas que tengan fortalezas que lo complementen.
  2. Carácter: El círculo íntimo es un lugar a donde usted desnuda su vida y expone sus aspiraciones, retos y logros. Es por esto que el círculo íntimo debe ser rodeado de un ambiente “sagrado” en el cual sus miembros son respetuosos y confiables. Debe considerar que el objetivo del círculo es crecer, por lo que usted debe buscar personas que con mucho amor estén dispuestas a motivarlo a crecer. Para esto se necesita ser honesto, pero a la vez paciente y cuidadoso de no humillarlo u ofenderlo.
  3. Química: El último criterio es el más complicado, dado que la química de las relaciones humanas es difícil de explicar. Sin embargo, debe usted considerar que las personas de su círculo pasarán mucho tiempo con usted, y hasta podrían tener una gran influencia sobre sus amigos y colaboradores. Por más competente que sean los miembros del equipo, la falta de química impedirá que se logren los resultados.  La química se determina por tres elementos: las creencias, la unidad de propósito y la armonía de las relaciones interpersonales.

Recuerde, su círculo íntimo influye directamente en su potencial éxito o fracaso. Acepte la responsabilidad para con usted mismo de ser intencional y cuidadoso al momento de escoger a las personas más cercanas a usted.

Hay profesiones que no se estudian en la universidad

En el ’98 me gradué de Ingeniero Industrial, en el 2002 recibí mi titulo de maestría en administración de empresas. Aunque amo mi

Creo

Creo (Photo credit: Marden Blake)

carrera de pregrado, nunca la ejercí. Y en cuanto a la maestría, desde luego que me ha sido muy útil en los años muchos de gerencia tanto en posiciones administrativas como en la dirección de proyectos.

Muchas veces me he preguntado, y ¿por qué estudie ingeniería? Creo que era la mejor opción para mí en ese momento. Realmente la segunda mejor opción, porque comencé estudiando Ingeniería en Sistemas, pero al poco tiempo, a pesar de ser muy buena en la programación me di cuenta que tenía poco en común con esta carrera.

Por muchos años me dediqué a ser maestra en el área de ingeniería, hasta que, por cosas de la vida, en el año 2000 se me asignó la función de diseñar un curso especial que yo nunca cursé en mi carrera y que en mi país no se impartía en ese momento. Era la asignatura de Innovación Industrial, allí descubrí un nuevo mundo. El mundo de enseñarle a la gente a expandir su mente. Comprendí que no era lo mismo transmitir información (como lo hacía en asignaturas de ingeniería) que dirigir un cambio de cultura en una persona.

Debo confesar que me encantó el cambio. Me volví una adicta al estudio de la innovación y de la creatividad. Más que la innovación per se, comprendí que lo que me apasionaba era guiar a una persona en el proceso de expansión en su pensamiento.

En el año 2008, después de decisiones y cambios impactantes en mi vida me volví una estudiosa vehemente del desarrollo de las personas. Comencé a estudiar profundamente los temas de potencial, desarrollo humano, actitud, creatividad, actitud emprendedora y fortalezas. Comprendí que una persona para ser exitosa, cualquiera que sea su profesión, necesita un “extra” además de todo el conocimiento impartido en la universidad. Ese extra no lo encontré por ningún lado en mi profesión ni encontré que lo enseñarán en la universidad. Llevo 5 años buscando y descubriendo ese extra, no solo para mi vida personal, sino para poder enseñarlo a otros. Creo que he leído unos 300 libros al respecto, he invertido mucho tiempo, dinero y recursos en prepararme en esta área. En el ambiente académico, esto podría ser equivalente a un doctorado.

Y finalmente encontré ese extra. Y a eso me dedico ahora. ¿Cuál es mi carrera? Bueno, me dicen Ing. Jessica, soy ingeniero de profesión, maestra de formación,  pero en realidad considero que soy una catalizadora de posibilidades.

Ayudo a las personas a determinar su propósito, a identificar sus talentos y a enseñarle herramientas para desarrollarse exitosamente en el campo que sea.

Nunca hubiera podido estudiar esta carrera en una universidad, de hecho no se si exista, pero en este mundo moderno en que vivimos, no es raro que la universidad no esté a la par del desarrollo humano.

Así que debo decir que sí, hay carreras que no se pueden estudiar en la universidad. Pero eso no importa, lo importante es encontrarse uno mismo y dedicarse a desarrollar esas habilidades que nacieron contigo y que te hacen único.

Saludos y a la orden.

Con anclas en la cabeza

A fisherman's anchor

Image via Wikipedia

Hace unos días, mientras impartía un Mastermind de liderazgo, uno de los miembros del equipo hizo notar que algunas personas pasan su vida con anclas en la cabeza. ¿Anclas en la cabeza? Si, así como lo lee, anclas en la cabeza.

Todos sabemos lo que es un ancla, pero por si acaso, acá les va la definición, las anclas son objetos muy pesados que se usan para mantener a los barcos “estacionados” en un mismo lugar.

Se imagina usted algo más pesado que un ancla y además andarla pegada a la cabeza. Eso implica que la persona anclada no puede avanzar del lugar donde está.

¿Y cómo será eso de andar un ancla? Sencillo, ha escuchado usted a algunas personas decir:

· Yo no puedo.

· A mí nadie me ayuda.

· Mi trabajo es horrible, mi jefe es malo, no encuentro trabajo.

· En este país no se puede. Nadie le ayuda a uno.

· Todo me sale mal.

Pues bien, esas son anclas mentales. Fíjense ustedes que el cerebro es un órgano tan poderoso, que sigue nuestras instrucciones al pie de la letra. Si usted se dice: “Yo no puedo”, ¿qué cree? Es seguro que no va a poder. ¿Por qué? Pues porque usted mismo se dio la orden de no poder. Por eso les digo a mis alumnos: Si usted dice: Quisiera ser empresario, pero no puedo… Quisiera escribir un libro, pero no puedo, quisiera…pero no puedo, no debe sorprenderles en nada que no puedan.

Ahora, si por el contrario, usted dice: Quisiera poner una empresa, aunque no sé por dónde comenzar, pero voy a tratar. Quisiera estudiar una carrera, aunque en este momento se me hace difícil, pero voy a prepararme, etc. Usted está permitiéndose la posibilidad de al menos intentar.

Desde luego, por muy positivo que uno que sea, cumplir una meta implica muchos elementos externos e incertidumbre, así que aunque usted se diga “Sí puedo”, eso no es garantía de que logrará el éxito, pero sí es garantía de que al menos hay una posibilidad de lograrlo. Por el otro lado, si usted se dice no puedo, automáticamente cerró la puerta a cualquier posibilidad.

Entonces, ante la situación tan difícil que vivimos en el país, ¿qué sentido tiene que nosotros mismos nos cerremos todas las puertas? No se convierta en su principal enemigo. Decídase hoy a quitarse las anclas mentales y comience por definir nuevas metas y pensar: Quizás en este momento no se puede, pero comenzaré a prepararme, porque sí podré.